¿Puede afectar la depresión a nuestra forma de conducir y llegar a ser peligroso?

¿Puede afectar la depresión a nuestra forma de conducir y llegar a ser peligroso? ¿Puede afectar la depresión a nuestra forma de conducir y llegar a ser peligroso?

‘La depresión es un trastorno afectivo y la persona que la padece está muy limitada para conducir’, así lo asegura Roberto Durán Romero, psicólogo asesor de la Junta del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (COP-M) del área de Psicología del Tráfico y de la Seguridad. En ‘Seguridad Vial para Mayores’, Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, hemos hablado con el experto para abordar cómo puede afectar la depresión a la conducción, en qué momento puede ser peligroso seguir poniéndose al volante, sus principales síntomas y el papel del profesional.

Tal y como indica el psicólogo Roberto Durán,  ‘la persona mantiene un estado de ánimo bajo, deja de interesarse por las cosas, disminuye su vitalidad y su actividad. Siente un cansancio continuo. Una de las características más importantes es la disminución de la atención y la concentración y una pérdida de confianza en sí mismo. También se producen dificultades para dormir. Toda esta sintomatología varía en intensidad y en su nivel de incapacitación dependiendo de si la depresión es un episodio leve, moderado o grave’. Al respecto, señala que ‘los síntomas descritos son incompatibles con las condiciones físicas y psicológicas necesarias para conducir de manera correcta’.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad, la depresión es la principal causa de discapacidad y afecta a afecta a más de 350 millones de personas en todo el mundo. Ante esto y tras conocer los síntomas descriptos, ¿en qué momento puede ser peligroso seguir conduciendo si nos han diagnosticado depresión? Ante esta pregunta, el psicólogo asesor de la Junta del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (COP-M) del área de Psicología del Tráfico y de la Seguridad remarca que ‘antes de que una persona haya sido diagnosticada de depresión, está sintiendo la sintomatología descrita y ya es peligroso conducir. Una vez que el Psicólogo o el Psiquiatra diagnostica la depresión, además de explicarle a la persona en qué consiste el trastorno e iniciar un tratamiento, se le advierte de que no puede realizar actividades que exijan mucha concentración, entre ellas el conducir’. 

Por supuesto, el profesional sanitario es el encargado de dar al paciente un ‘informe verbal y por escrito’ del resultado de la evaluación. Esto quiere decir, que se podrá indicar un posible tratamiento y una orientación sobre las actividades que tiene que hacer y las que no puede realizar. Es este momento cuando se debe indicar si se puede seguir poniendo al volante o si debe dejarlo hasta que se encuentre mejor. La Dirección General de Tráfico (DGT) recibe este informe ‘si coincide en el momento de la revisión del permiso que va a depender de la edad del conductor’, señala Durán. 

Respecto a los medicamentos que se pueden recetar, el psicólogo asesor de la Junta del COP-M indica que ‘en general cualquier fármaco o psicofármaco con capacidad para alterar el sistema nervioso puede afectar a la atención, concentración, sueño y reflejos’, pero insiste en que será el profesional médico quien tenga más y mejor información sobre sus efectos.

Os invitamos a visitar el canal ‘Médicos por la Seguridad Vial’ donde encontraréis más temas relacionados con la salud y la prevención de los accidentes de tráfico. Además, en el propio canal de ‘Seguridad Vial para Mayores’ tenemos un apartado de Juegos para poner a prueba tus conocimientos, medir tus habilidades y poner a punto tus aptitudes.