Dia Mundial de la Alimentación: come bien para no tener problemas con la conducción

Dia Mundial de la Alimentación: come bien para no tener problemas con la conducción Dia Mundial de la Alimentación: come bien para no tener problemas con la conducción

El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, ¿llevas una nutrición adecuada? De la alimentación que llevemos a cabo depende nuestra salud y, por lo tanto, afecta directamente a nuestra seguridad al volante. No podemos olvidar que en las personas mayores las necesidades de los diferentes nutrientes como proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas o agua, no se diferencian mucho de las calculadas para los adultos más jóvenes. Aquí encontraréis consejos para mantener una alimentación adecuada. 

Salud y seguridad vial van de la mano. Para poder conducir de manera segura, debemos mantener un buen estado físico, una buena salud. Por este motivo, cada vez que renovamos el carnet de conducir debemos pasar por unas pruebas médicas, para demostrar que nuestros sentidos funcionan correctamente y que nuestra salud no nos impide seguir al volante. 

Si no contamos con un estado nutricional adecuado, aumentan las posibilidades de sufrir enfermedades y empeoran los pronósticos de algunas enfermedades que ya podamos tener como diabetes, hipertensión, insuficiencia renal…

¿Qué puede afectar a nuestra alimentación y nutrición? Hay factores externos como el estado anímico, las relaciones sociales, el nivel socioeconómico, el estado de mantenimiento de boca y dientes, el estilo y los hábitos de vida, la actividad física que realizamos, posibles enfermedades…Todo influye. 

Nutrientes que necesitamos: 

-Hidratos de carbono (principal fuente de energía). Los expertos indican que las necesidades de energía en las personas mayores son menores que en los más jóvenes; como media disminuyen un 10% cada década a partir de los 60 años, motivado por la disminución de la masa celular activa y de la actividad física. Por ello, debemos consumir menos calorías, aunque todo dependerá de nuestra actividad. -Proteínas, lípidos (provenientes de las grasas). En general, deben reducirse.

-Agua, imprescindible. Se recomienda la ingesta de al menos 2 litros de líquidos al día. Puede ser agua, zumos, caldos, infusiones…

-Minerales (sodio, potasio y hierro). Se recomienda aumentar la cantidad debido a las dificultades en su absorción.

-Vitaminas y oligoelementos. Podemos decir que hay un equilibrio entre jóvenes y mayores. 

En este sentido, debemos tener en cuenta que debemos cuidar nuestra alimentación de manera diaria y, sobre todo, cuando nos dispongamos a realizar un viaje por carretera. En estos casos y para evitar molestias en el estómago, debemos evitar las comidas abundantes, el consumo de platos picantes o muy grasos. Procura consumir ensaladas, pescados a la plancha, carne y fruta. Es importante comer de manera adecuada y eligiendo comida que nos aporte todos los nutrientes necesarios, proteínas y grasas. Se puede decidir por comida ligera como caldos, zumos, infusiones…

Deja unos 15 minutos entre comida y conducción y procura beber agua con frecuencia para evitar la deshidratación. Por supuesto, precaución con los medicamentos. Los siguientes pueden provocar somnolencia: Ansiolíticos y antidepresivos, tranquilizantes, colirios y pomadas oftálmicas y antihistamínicos. Comprueba que no están contraindicados para la conducción. Ante la menor duda, lo mejor es consultarlo con el médico, quien nos sabrá dar las indicaciones adecuadas. 

Podéis encontrar más artículos y recomendaciones sobre salud y conducción en ‘Seguridad Vial para Mayores’ y ‘Médicos por la Seguridad Vial’, Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE.