Día Mundial del Párkinson: “#Siquieresbailamos. La música nos pone ON”

Día Mundial del Párkinson 2015. '#Siquieresbailamos. La música nos pone ON' Día Mundial del Párkinson 2015. '#Siquieresbailamos. La música nos pone ON'

Fundación MAPFRE, a través de su Área de Prevención y Seguridad Vial, quiere sumarse a la celebración, el 11 de abril, del día Mundial del Párkinson. La Federación Española de Párkinson y las asociaciones de toda España ponen en marcha la campaña ‘#Siquieresbailamos. La música nos pone ON’ para dar a conocer la enfermedad y dar mayor visibilidad a las personas afectadas. 

Qué es el Párkinson y cómo afecta a la calidad de vida de los que la padecen

La enfermedad de Parkinson (EP) es una enfermedad neurodegenerativa crónica provocada por la destrucción de las células cerebrales que produce una progresiva incapacidad motora que limita significativamente las actividades de la vida diaria de los enfermos y necesitan tratamientos rehabilitadores motores y de logopedia. Se caracteriza por presentar clínicamente temblor en reposo, rigidez, bradicinesia (enlentecimiento y pobreza de movimientos) y alteraciones posturales. 

La prevalencia de los síntomas parkinsonianos es muy elevada, llegándose a presentar en un 15% de las personas ancianas y hasta en el 50% de las personas mayores de 80 años, la enfermedad de Parkinson es la principal causa de estos síntomas, siendo además en los países industrializados la segunda enfermedad neurodegenerativa más prevalente después de la Enfermedad de Alzheimer.

La Organización Mundial de la Salud estima que existen en el mundo 40 millones de afectados por la enfermedad de Párkinson y un 30% más que no han sido todavía diagnosticados y según la Federación Española del Párkinson, es altamente invalidante y afecta a más de 150.000 personas en España; de las cuales, 30.000 están aún sin diagnosticar. 

El Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, a través de la web ‘Médicos por la Seguridad Vial’ y ‘Seguridad Vial para Mayores’, quiere poner el acento en algo que indican las estadísticas y es que, aún con estas limitaciones, 2 de cada 10 enfermos con EP continúan conduciendo, es por eso que debemos conocer cuáles son los factores de riesgo que hacen que estos pacientes sean más propensos a sufrir accidentes y así intentar controlarlos.

El Párkinson y la conducción.

El Reglamento General de Conductores en España engloba el Párkinson dentro del apartado que hace referencia al sistema nervioso y muscular, y establece que: “No deben existir pérdida o disminución grave de las funciones motoras, sensoriales o de coordinación, episodios sincopales, temblores de grandes oscilaciones, espasmos que produzcan movimientos amplios de cabeza, tronco o miembros ni temblores o espasmos que incidan involuntariamente en el control del vehículo.” La mayor parte de los enfermos de Párkinson, dejan de conducir por decisión personal o por el consejo de familiares dadas las dificultades que presentan para la conducción de vehículos, que principalmente se deben a:

  • Los síntomas principales: temblor de reposo, rigidez, bradicinesia, que desde etapas tempranas de la enfermedad favorecen que exista una respuesta psicomotora enlentecida, imprecisa, con alteraciones de la coordinación (mal control de los pedales, dificultad en el control de las manos) y fatiga excesiva.
  • Las limitaciones del tratamiento farmacológico: La Agencia Española de medicamento y productos sanitarios clasifica a los antiparkinsonianos dentro del Grupo N - Sistema nervioso. Subgrupo N04 y establece que todos los pacientes que se encuentren bajo tratamiento se les advierta sobre la posibilidad de que el tratamiento les haga presentar: somnolencia y/o episodios repentinos de sueño, además deberán ser advertidos de que no pueden conducir vehículos o realizar actividades en las que una disminución del estado de alerta suponga un riesgo, pudiera ponerles, a ellos o a otros, en riesgo de daño grave o muerte, hasta que tales episodios y/o la somnolencia dejen de producirse.

Consejos para aumentar la seguridad vial del conductor con Enfermedad de Párkinson

Existen unas recomendaciones  que son iguales para todos los conductores, de respeto a las normas de circulación y mantenimiento de hábitos preventivos respecto a su vehículo y a su salud, como son: mantener los horarios habituales de descanso, comidas, controlar el estrés, planificar el viaje, no tomar bebidas alcohólicas, etc., sin embargo, existen recomendaciones asociadas con los síntomas del Párkinson y su tratamiento:

  • Procurar conducir acompañado y reducir sus horas al volante.
  • Elegir recorridos conocidos, evitando las horas punta, los trayectos complicados y las condiciones climatológicas adversas.
  • Evitar maniobras forzadas, adelantamientos arriesgados e innecesarios.
  • Mantener la velocidad adecuada, no superar el límite de velocidad y evitar períodos de conducción ininterrumpida superiores a una hora.
  • Evitar utilizar el coche en su actividad laboral y la conducción nocturna.
  • Respetar la toma de medicación.
  • Estar atento a los síntomas de alarma: somnolencia, movimientos anormales, dificultad de movimientos, etc., en cuanto se detecten, hay que disminuir la marcha y parar el vehículo de forma segura.
  • Si está diagnosticado, debe establecer un diálogo sincero con su médico para decidir las pautas de conducción más seguras en función del momento en que se encuentre de su enfermedad y su tratamiento.
  • Pedir consejo sobre la adaptación de su vehículo para facilitar la conducción (dirección asistida, pomo en el volante, pedales anchos, etc.). Las Jefaturas Provinciales de Tráfico y los Centros de Reconocimiento de Conductores pueden orientarle.