¿Es necesario estar en forma para conducir?

¿Es necesario estar en forma para conducir? ¿Es necesario estar en forma para conducir?

¿Es importante estar una buena condición física para conducir? Vista, oído, movilidad, rápida respuesta… Si realizamos ejercicio con frecuencia y nos encontramos en buena forma, nuestra conducción se verá menos perjudicada por el paso de los años. Realiza ejercicio de manera habitual, lleva una alimentación adecuada y haz revisiones periódicas para no correr riesgos al volante.

La conducción de un coche requiere de todos nuestros sentidos y la condición física en la que nos encontramos juega un papel vital. ¿Qué es lo que debemos vigilar? El documento Mayores Circulando (PDF, 1,25 MB), del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, destaca:

Por un lado, nuestra alimentación. Debe ser equilibrada y lo más rica posible. Si vamos a realizar viajes largos, evita las comidas pesadas. Hidrátate de manera habitual, aunque no tengas sed, especialmente en los días de calor. 

Es muy importante acudir al médico para hacerse chequeos periódicos. De esta forma, podremos tratar problemas en sus inicios y certificar que estamos en perfecto estado. Un examen médico puede revelar problemas que afectan a la conducción como los tiempos de reacción, el tono muscular o su flexibilidad. Comprueba especialmente el estado de tu visión y oídos, sentidos fundamentales para la conducción. Así como el estado de tu psicomotricidad.

Haciendo hincapié en la vista, no podemos olvidar que ésta nos ofrece el 85% de la información que necesitamos para tomar decisiones. La visión empieza a deteriorarse a los 40 años. De ahí, la importancia de realizar una revisión anual.  Además, estas revisiones nos pueden ayudar a detectar y minimizar los problemas de enfermedades como la diabetes, el glaucoma o las cataratas. Por supuesto, si las necesitamos, siempre debemos llevar las gafas puestas, especialmente si conducimos. 

Según avanza nuestra edad, también crece el número de medicamentos que ingerirnos. Comprueba sus efectos adversos y se está contraindicados con la conducción.

Por este motivo, desde ‘Seguridad Vial para Mayores’, Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, aconsejamos realizar ejercicios de manera periódica. Es importante adquirir unos hábitos de vida saludables que nos ayudarán a conservar nuestra salud física y mental.  Con sólo 30 minutos al día, realizar ejercicios de fortalecimiento, elasticidad, paseos al aire libre y ejercicios de equilibrio para estar más activos. 

Recuerda que el ejercicio y el entrenamiento pueden ser herramientas para combatir la pérdida de facultades que conlleva la edad. 

Si te encuentras limitado, restringe tus salidas y planifica bien tus trayectos en coche. Conducir sólo de día o en condiciones meteorológicas favorables puede ser una alternativa favorable para aquellos conductores que no les gusta conducir de noche o con lluvia. 

Por último, realizar cursos de reciclaje, tanto teóricos como prácticos, nos ayudarán a mejorar esos malos hábitos que hemos adquirido con el tiempo, a detectar esos posibles fallos que cometemos y corregirlos poco a poco.