América Latina centra sus esfuerzos en la reducción de la siniestralidad vial de colectivos vulnerables

América Latina centra sus esfuerzos en la reducción de la siniestralidad vial de colectivos vulnerables América Latina centra sus esfuerzos en la reducción de la siniestralidad vial de colectivos vulnerables

Aumenta la esperanza de vida en todo el mundo y cada vez son más los conductores mayores de 65 años de edad que se ponen al volante. Son conductores, peatones, pasajeros, ciclistas… El Plan Estratégico de Seguridad Vial 2011-2020 busca reducir la siniestralidad vial a nivel global y centra buena parte de sus esfuerzos en reducir las víctimas mortales dentro de estos colectivos vulnerables en el que también se encuentran las personas mayores. Sólo los peatones, ciclistas y motociclistas representan la mitad de las muertes mundiales por accidentes de tránsito en todo el mundo.

Es cierto que no todos los países son iguales y que cada uno cuenta con sus características específicas. Sin embargo, todos tienen un problema en común: la siniestralidad vial. Las carreteras han dejado 130 mil muertes en América Latina. Por este motivo, la región lleva unos años plantando cara y busca reducir en un 50% los fallecidos en el asfalto para el año 2020.

Mejorar el estado de las carreteras fomentando la creación de nuevas infraestructuras seguras que satisfagan las necesidades de movilidad y acceso de todos los usuarios, implantando medidas legislativas que combatan el consumo de alcohol y drogas al volante, la obligatoriedad del cinturón de seguridad, el casco y los sistemas de retención infantil…Son algunas de las medidas que de manera individual cada región está trabajando y fomentando. Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer.

Para conocer qué están haciendo los diferentes países, podemos acudir al OISEVI (Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial), que cuenta con una útil tabla sobre la ‘Situación regional sobre factores de riesgo’; y el Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial 2013, realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). También es muy vigente el Informe Anual sobre la seguridad en carreteras 2014 de la OECD.

Si prevenir es importante, también es fundamental contar con una respuesta adecuada cuando se producen estos accidentes de tránsito. Fundación MAPFRE ha realizado un informe con la Federación Iberoamericana de Asociaciones contra la Violencia Vial (FICVI) en el que -desde la perspectiva de las víctimas de la carretera- se lleva cabo un análisis general de la situación actual en 13 países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Portugal, España, Uruguay y Venezuela).

Precisamente en España se celebra los próximos días 15, 16 y 17 de junio el Congreso INTER-CISEV, Congreso Ibero-Americano de Seguridad Vial, organizado por el Instituto Vial Ibero-Americano, la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL) y Fundación MAPFRE. Bajo el título ‘Capacitación, Educación y Formación Vial, claves para lograr los objetivos del Decenio’, uno de los objetivos principales del congreso es fomentar la formación y educación vial en colectivos que tradicionalmente han estado alejados de las políticas educativas, como los usuarios mayores, los ciclistas, los reincidentes o las personas con discapacidad.

Dada su importancia, en Fundación MAPFRE hemos hecho este especial en todos los canales del Área de Prevención y Seguridad Vial. Por un lado, tratando la importancia de la “seguridad vial laboral en América Latina” y, por otro, abordando el “Camino al cole en Latinoamérica”. También hemos incidido en el tema desde las familias: “Fomentando la seguridad vial en América Latina”; Seguridad Vial Infantil: América Latina. Objetivo: reducir drásticamente los muertos en carretera.