Más del 52% de las víctimas mortales por un incendio tenía más de 64 años de edad

Más del 52% de las víctimas mortales por un incendio tenía más de 64 años de edad Más del 52% de las víctimas mortales por un incendio tenía más de 64 años de edad

Un total de 162 personas perdieron la vida en España por un incendio durante el año 2014, un 22% más que en el año anterior. Así lo ha dado a conocer Fundación MAPFRE y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB) a través de su estudio ‘Víctimas de incendios en España 2014’. Son precisamente las personas mayores las más perjudicadas. Así, se sigue constatando que las personas mayores de 70 años sufrieron un mayor número de fallecimientos por este motivo. El 52% de las víctimas mortales en 2014 tenía más de 64 años. Analizamos el estudio y os damos una serie de recomendaciones.

El estudio revela que debemos focalizar la atención en los niños de entre 0 y 5 años, dado el incremento del número de víctimas mortales en esta franja de edad (hemos pasado de 2 fallecidos en 2013 a 12 en 2014), y en las personas mayores. El hecho de que muchas vivan solas, que se puedan encontrar con limitaciones, discapacidades, formación… Muchos son los factores que hacen que las personas mayores de 70 años sean las que más accidentes por incendio sufren en España. 

En 2014 se ha producido un significativo incremento en el número de víctimas mortales por incendio y explosión en el hogar, lo que refleja el cambio de tendencia tras 4 años consecutivos de disminución. Así, los cuerpos de bomberos realizaron un total de 125.774 intervenciones por incendios el año pasado, 14.226 menos que el año anterior. Sin embargo este descenso en el número de incidentes no se reflejó en el número de víctimas mortales, que en dicho año ascendió a 162 personas, 30 más que en el año anterior. Del total de fallecidos, 102 fueron hombres.  

En el hogar, el número de incendios en 2014 ascendió a cerca de 15.000, lo que representa una media de 40 fuegos diarios, que acabaron con la vida de 130 personas, un 30% más que el año anterior.  

Entre las causas más frecuentes de incendio en el hogar con víctimas mortales siguen destacando los descuidos con aparatos productores de calor, como radiadores, chimeneas y braseros; los incidentes de tipo eléctrico; y el cigarrillo, el tercer motivo más frecuente.   

El informe destaca que la mayoría de las personas que fallece en este tipo de accidentes, lo hace como consecuencia de una intoxicación que sufre como resultado de un incendio o una explosión originada en el salón, el lugar en el que mayor número de incendios se originan, seguido de los dormitorios y la cocina.  

Los meses de más frío registran 7 de cada 10 víctimas mortales. Los peores fueron diciembre, en el que fallecieron 30 personas, enero, con 20 fallecidos, y  marzo, con 17. Dicha siniestralidad afectó en más de la mitad de los casos (58%) a las personas mayores de 65 años, colectivo que ha pasado de 60 muertos en 2013 a 75 en 2014.   

Desde Fundación MAPFRE se recomienda no fumar en la vivienda, ya que los cigarrillos mal apagados son unas de las principales causas de incendio cuando hay víctimas mortales. También se aconseja no sobrecargar los enchufes con ladrones, desconectar los aparatos eléctricos después de usarlos, no realizar manipulaciones caseras en las instalaciones eléctricas y no dejar cerillas y mecheros al alcance de los niños.   

A ello se suma una indicación importante, dirigida a que los ciudadanos instalen detectores de humo, cuyo precio oscila entre los 10 y los 20 euros, y que según esta entidad son el mejor sistema para sobrevivir a un incendio por la noche, uno de los momentos más peligrosos del día, junto al que se produce antes de hacer la comida.