Con sol y calor, especial precaución en los pasos de peatones

Con sol y calor, especial precaución en los pasos de peatones Con sol y calor, especial precaución en los pasos de peatones

España está experimentado temperaturas intensas. De hecho, la ola de calor que hemos experimentado es la segunda más larga en la Península desde 1975. Salir a la calle o conducir en ciertas horas puede ser una tarea muy complicada. El sol y el calor disminuyen nuestros reflejos y las ganas por llegar a nuestro destino pueden hacer que cometamos imprudencias como cruzar por zonas indebidas.

Tanto peatones como conductores coinciden al afirmar que las acciones del peatón que motivan una mayor peligrosidad son las infracciones al cruzar por lugares no permitidos o durante la fase roja del paso de peatón. Así se desprende del estudio ‘Accidentalidad peatonal en núcleos urbanos’, realizado por el Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE.

A esto hay que sumar las altas temperaturas que estamos atravesando, lo que puede llevar a muchos a cometer este tipo de conductas imprudentes: hace tanto calor que cruzamos por donde sea con el único objetivo de llegar a la sombra o no esperamos a que el semáforo se ponga en verde para acortar el tiempo. Todo esto hace que verano sea especialmente peligroso, ya no sólo para los conductores, sino también para los peatones. De hecho, la mayor parte de los atropellos en zona urbana se produce fuera de las intersecciones. Cuatro de cada diez atropellos de peatones se producen en esta situación, según este mismo informe.

Y es que las condiciones climatológicas afectan y mucho. De hecho, este mismo estudio revela que con buen tiempo la lesividad es mayor que en condiciones de llovizna o lluvia fuerte. La mortalidad en condiciones de buen tiempo (2,78% de accidentes con víctimas mortales) es mayor que la mortalidad en condiciones de lluvia fuerte (2,20% de los accidentes con víctimas mortales). La explicación puede ser que la velocidad media de los vehículos (factor decisivo de lesividad) es más reducida en condiciones de lluvia o llovizna y más rápida en buenas condiciones.

En este sentido, el estudio ‘Atropellos a personas mayores: lesiones, factores y propuestas’, de Fundación MAPFRE indica que el porcentaje de peatones lesionados con más de 65 años de edad es aproximadamente constante a lo largo de todos los meses (se analizan un total de 3.446 casos de peatones mayores de 65 años lesionados a lo largo del periodo 2009-2013 en España). Sin embargo, sí se observa un incremento en los meses de verano, en buenas condiciones climatológicas. En junio, julio agosto y septiembre el porcentaje de personas mayores atropelladas supera el 29%, llegando al 31,1% en septiembre. Este dato sólo es equiparable al mes de diciembre, con un 31,1%.

Por este motivo, por mucho calor y sol que haga, siempre debemos cumplir con las normas de tráfico, cruzar por los pasos de peatones y respetar las indicaciones de los agentes de tráfico y semáforos. Paciencia e hidratación son claves. Procura llevar gafas de sol para evitar deslumbramientos y ropa clara y de colores llamativos, por un lado, para evitar el calor y, por otro, para ser más visibles.