Carreteras secundarias, ¿cuáles son los tramos más peligrosos y vigilados?

Carreteras secundarias, ¿cuáles son los tramos más peligrosos y vigilados? Carreteras secundarias, ¿cuáles son los tramos más peligrosos y vigilados?

Cada año, más de 900 personas fallecen en accidentes de tráfico ocurridos en carreteras convencionales, vías que tienen un solo carril de circulación en cada sentido y que no disponen de una separación física entre ambos sentidos. Muchos de los tramos más peligrosos se encuentran precisamente en estas carreteras secundarias. Por este motivo, la Dirección General de Tráfico (DGT) lleva a cabo un especial control y vigilancia de estos puntos. Os damos a conocer el listado de estos tramos.

La DGT ha publicado en su página web la última actualización de los tramos de carreteras convencionales, especialmente peligrosos, en los que se está intensificando la vigilancia con el objetivo de reducir la siniestralidad en estas vías interurbanas competencia de la DGT, es decir, de todo el Estado salvo del País Vasco y Cataluña. El listado incluye un 35% de nuevos tramos identificados.

Desde el mes de julio de 2015, Trafico informa de los tramos más peligrosos en carreteras secundarias y cuáles están siendo vigilados mediante radar. Los criterios para la tipificación de estos tramos son el resultado de analizar el número de accidentes graves, con víctimas mortales o heridos que necesitaron hospitalización; el número de accidentes en general y la información de la velocidad media de circulación en esos tramos.

Desde la DGT indican que la ubicación de los tramos se hace pública para general conocimiento de los conductores, de forma que cuando transiten por ellos extremen las medidas de precaución y sobre todo cumplan con los límites de velocidad establecidos en cada uno de ellos. Lo cierto es que, sepamos o no dónde están estos tramos, siempre debemos cumplir con los límites de velocidad fijados, especialmente cuando nos encontramos con vía que no están de todo bien acondicionadas o que requieren de un mayor mantenimiento.

En total se han identificado 1.314 tramos que suponen 25.172 km de carreteras convencionales, con una longitud media de 19 km. En todos estos tramos se ha intensificado la vigilancia con radares móviles y se está llevando a cabo el Plan Integral de Vigilancia puesto en marcha en diciembre del año pasado y que consiste en que cuando un conductor es detectado cometiendo una infracción de exceso de velocidad es parado e identificado y los agentes de la Agrupación de Tráfico también le realizarán, si lo consideran necesario, las pruebas de detección de alcohol y drogas, así como una revisión de la documentación, para comprobar que tanto el permiso para conducir, ITV y seguro del vehículo se encuentran en regla.

Desde ‘Seguridad Vial para Mayores’, Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, te invitamos a leer el artículo ‘Carreteras secundarias, ¿por qué hay que ser más precavidos?’.