¿Qué se puede hacer para evitar atropellos a mayores?

¿Qué se puede hacer para evitar atropellos a mayores? ¿Qué se puede hacer para evitar atropellos a mayores?

Nada menos que 483 personas mayores de 65 años fallecieron en accidentes de tráfico durante el año 2013 (últimos datos consolidados). El 46% de ellos eran peatones. Estos datos demuestran que queda un largo camino por recorrer y mucho por mejorar. Precisamente, el informe ‘Atropellos a personas mayores: lesiones, factores y propuestas’ profundiza en este tipo de siniestralidad con el objetivo de conocer por qué se producen y aportar soluciones.

El informe, elaborado por el Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, ofrece un cúmulo de medidas que podrían adaptarse o que podrían ser objeto de mejora. En lo que se refiere al factor humano, se aboga por mejorar la concienciación de los conductores sobre la fragilidad de las personas mayores, así como mejorar la percepción de los propios peatones mayores sobre su fragilidad. Y es que aunque nos sintamos como jóvenes de 20 años, lo cierto es que nuestros sentidos y condición física no están igual. Esto no quiere decir que no podamos. Simplemente que tenemos que ser más precavidos.

También se promueve el uso de ropas claras dotadas de elementos fluorescentes y reflectantes, especialmente en condiciones de escasa visibilidad como puede ser durante la noche y fuera de poblado. Igualmente, se pide reconsiderar o analizar, bien en el entorno familiar o bien en la consulta médica de atención primaria, cuáles son los patrones seguros de movilidad (incluida la peatonal) de las personas mayores en función del estado psicofísico.

Dentro de las medidas relacionadas con la vía, se recomienda acometer un estudio en profundidad que permita mejorar la seguridad de los pasos de peatones. En concreto, analizar en detalle las posibles ventajas de nuevos conceptos de pasos de peatones inteligentes, pasos de cebra sin escalón entre bordillo y calzada, aceras anchas…

En esta línea, se pide mejorar aspectos como el mantenimiento de la vía, su iluminación, su señalización… y adoptar el “Manual de Diseño Vial Urbano desde la perspectiva de las personas mayores” (PDF, 6,58 MB) de Fundación MAPFRE. Se recomienda, además, identificar y divulgar las rutas más seguras para los desplazamientos de personas mayores.

Por otro lado, se deberían implantar varias medidas relacionadas con el vehículo. En primer lugar, promover la instalación del sistema de seguimiento del nivel de atención del conductor para evitar distracciones, del sistema de detección de peatones con frenada automática, del sistema de detección de obstáculos traseros (mediante sensores y cámaras de visión trasera) y de sistemas inteligentes de adaptación de la velocidad. Además, se puede mejorar el diseño de los retrovisores, por ejemplo, aumentando el número de espejos ‘bordillo-laterales’ o frontales. Un mejor mantenimiento del vehículo, coches con los principales sistemas de seguridad como ABS o ESP y pensados también para peatones.

Por último, también se evitarán muchos atropellos si se implica a los centros para mayores en la mejora de seguridad vial mediante charlas, vídeos, consejos… e implicando a los ayuntamientos y policías locales.