¿Colocas mal el reposacabezas? Razones para ponerlo bien

¿Colocas mal el reposacabezas? Razones para ponerlo bien ¿Colocas mal el reposacabezas? Razones para ponerlo bien

¿Crees que llevas el reposacabezas de manera correcta? Lamentablemente, muchos conductores descuidan este sistema de seguridad olvidándose de él al considerarlo ineficaz. Lo cierto es que su utilidad ha sido comprobada. De hecho, podemos decir que se trata de un sistema que completa al cinturón de seguridad y que evita en muchos casos el conocido como latigazo cervical.

El reposacabezas busca precisamente evitar golpes y movimientos bruscos en la cabeza y cuello y reducir el riesgo de lesiones en la columna vertebral. El latigazo cervical se produce generalmente en golpes por alcance trasero. Incluso a bajas velocidades y como consecuencia del desplazamiento de nuestra cabeza y cuello hacia atrás, podemos sufrir sus síntomas: mareos, contracturas, cefaleas, pinzamiento en las vértebras cervicales…

Si llevamos el reposacabezas de manera adecuada podemos evitarlo. Para ello, debe estar bien ajustado, teniendo en cuenta la altura del ocupante del asiento, por lo que habrá que modificarlo según el conductor.

Según el ‘Estudio sobre el uso del reposacabezas’, realizado por el Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, el 40% de los conductores de vehículos automóviles no utilizan de manera totalmente correcta los reposacabezas, siendo un 22% quienes lo usan de una manera claramente inadecuada poniendo en peligro su integridad física en caso de alcance trasero y desaprovechando la capacidad de protección que este dispositivo ofrece.

El mecanismo de protección que proporciona el reposacabezas consiste en limitar tanto el desplazamiento hacia atrás de la cabeza, como la velocidad de dicho desplazamiento. De este modo, las vértebras cervicales no se ven sometidas al extraño movimiento que ocasiona el latigazo cervical y para el cual no se encuentra preparada la estructura flexible de nuestro cuello.

Actualmente podemos encontrarnos con que muchos de los nuevos vehículos cuentan con reposacabezas regulables en todas sus plazas y también empieza a extenderse el uso de los denominados reposacabezas activos.

El mencionado estudio revela que el 54% de las personas que lo llevaban mal es debido a una incorrecta colocación en la altura para las características particulares de los conductores. Debemos tener en cuenta que en muchos casos el reposacabezas no dispone de bloqueo en altura y que con el tiempo se puede ir bajando, aunque el usuario en algún momento haya regulado de manera correcta su reposacabezas. Con el paso del tiempo, dicho elemento va bajando de manera lenta y paulatina, por lo que es aconsejable revisarlo con periodicidad.

¿Cuál es la posición correcta? Debemos ajustar la altura del reposacabezas en línea con la parte superior de nuestra cabeza, es decir, tanto la cabeza como el reposacabezas deben de estar al mismo nivel. Además, tenemos que ajustar el asiento para que la distancia entre la cabeza y el sistema sea mínima. Por último, durante la conducción hay que mantener una posición vertical (debemos poder tocar el respaldo sin tener que echar la cabeza hacia atrás).