¿Conoces las ventajas de la conducción acompañada?

¿Conoces las ventajas de la conducción acompañada? ¿Conoces las ventajas de la conducción acompañada?

Inevitablemente, con el paso de los años nuestras capacidades para la conducción se van deteriorando. Aunque periódicamente pasemos por el test psicotécnico, una buena opción, si comprobamos que ya no estamos físicamente como antes, es optar por la conducción acompañada. Y es que son muchas sus ventajas. En ‘Seguridad Vial para Mayores’, Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, vamos a ver algunas de ellas.

¿Te sientes más seguro cuando vas en el coche con otra persona? Sin duda, viajar acompañado nos puede aportar seguridad y mucha ayuda, especialmente cuando comenzamos a cometer infracciones sin darnos cuenta, nos confundimos con las señales, nos sentimos más inseguros, vamos por vías desconocidas, conducimos de noche... No tiene nada malo dejarse ayudar. Además, si vamos con una persona más joven que nosotros, podemos pedirle que nos eche una mano para ponernos al día en todo lo que se refiere a tráfico. Por supuesto, una buena opción es realizar un curso de reciclaje, donde nos impartirán formación teórica y práctica en la que corregirán los malos hábitos adquiridos con el paso de los años.

Ya en nuestro día a día, la conducción acompañada puede ofrecernos muchas ventajas. Por un lado, ayuda para llegar a nuestro destino. Con la velocidad, la numerosa circulación y todas las indicaciones y paneles que nos encontramos por el trayecto, podemos sentirnos agobiados o no ver la señal que necesitamos. Nuestro acompañante nos ayudará a seguir las indicaciones de manera correcta. Y es que cuatro ojos ven más que dos. 

Además, ir con otra persona en el coche nos puede servir en caso de que nos encontremos indispuestos. Si nos baja la tensión de manera inesperada, somos diabéticos o sufrimos un pequeño mareo, esta persona nos ayudará a actuar con seguridad. Podrá socorrernos y llamar a emergencias. 

Como hemos mencionado anteriormente, dos personas ven muchísimo mejor que una. Nos puede ayudar en los puntos muertos, a la hora de estacionar el vehículo, en los posibles adelantamientos… No debemos tomarnos sus advertencias como algo negativo. Todo lo contrario. Solicítale que lo haga con la intención de mejorar y evitar posibles accidentes. 

¿Dificultades para subir y bajar del coche? Contar con otra persona nos servirá de gran ayuda en estos momentos, sobre todo si tienes falta de movilidad o alguna discapacidad: ayuda para subir al vehículo, para subir la silla de ruedas (si es necesario), para bajar del coche… 

Por otro lado, conducir acompañado nos servirá para combatir la temida fatiga. Hablar de vez en cuando con una persona, tenerla al lado, nos ayudará para que no nos quedemos dormidos al volante y, si esto ocurre, se dará cuenta de nuestro cansancio y será el primero que nos diga que debemos parar. Por supuesto, evita las distracciones. Podemos charlar mientras conducimos pero no olvides que todos tus sentidos deben estar puestos en la carretera. Tendremos que evitar conversaciones animadas y discusiones, todo aquello que nos pueda distraer, alterar y, por consiguiente, nos pueda llevar a sufrir un accidente de tráfico.