El verano de 2015 concluye con un aumento de víctimas mortales en siniestros de tráfico

El verano de 2015 concluye con un aumento de víctimas mortales en siniestros de tráfico El verano de 2015 concluye con un aumento de víctimas mortales en siniestros de tráfico

Julio y agosto de 2015 han cerrado con un incremento de accidentes, un aumento de víctimas mortales y 81 millones de desplazamientos por carretera, un 3% más que el verano pasado. Según los datos presentados por la directora general de Tráfico, María Seguí, el verano ha concluido con 225 fallecidos en las carreteras, 5 víctimas mortales más que en el mismo periodo del año pasado, lo que representa un incremento del 2%. Es la primera vez que se incrementan las víctimas de tráfico durante el verano desde el año 2006.

Hay que destacar que la siniestralidad en 2015 continúa descendiendo. De hecho, hasta las 24 horas 2 de septiembre, se llevan contabilizadas 727 víctimas mortales, 16 menos que en 2014, lo que representa un descenso del 2%. A pesar de todo, el verano ha sido especialmente trágico. Durante el julio y agosto se han registrado 200 accidentes mortales, 19 más que en el verano anterior. En el caso de los heridos que han requerido ingreso hospitalario, se ha producido un descenso del 1% respecto al verano anterior, pasando de las 1.034 en 2014 a las 1.021 de este verano.

Por meses, en julio se produjeron 104 accidentes mortales en los que fallecieron 113 personas, seis más que en julio del año pasado. Asimismo, en el mes de agosto se registraron  96  accidentes en los que murieron 112 personas, uno menos que en agosto de 2014. 

Como les hemos ido informando desde ‘Seguridad Vial para Mayores’, la DGT realizó en julio una campaña especial de vigilancia de la velocidad, en que se controló a 581.000 conductores, de los cuales casi 28.000 superaban los límites permitidos. También se llevó a cabo una campaña sobre el consumo de alcohol y drogas durante el mes de agosto, donde se realizaron 157.000 pruebas de alcoholemia detectando casi 2.000 conductores que dieron positivo (1,2%). De drogas, se realizaron casi 1.400 pruebas, resultando positivas 486 (34,83%).

En lo que se refiere a las características de la accidentalidad de este verano, Tráfico indica que han aumentado las víctimas mortales que viajaban en ciclomotor (9 fallecidos), motocicleta (42) y camión (9) mientras que se han reducido los fallecidos que se desplazaban en furgoneta (17 muertos), bicicleta (5) y turismo (118).

La edad media de los vehículos donde viajaban los fallecidos sigue incrementándose respecto a la del verano del año pasado. Los turismos han aumentado su antigüedad en un año más, llegando a los casi 12 años (11,8). Además, se han incrementado en doce los fallecidos en carreteras convencionales, pasando de las 158 personas fallecidas el verano pasado a las 170 de este año. Estas carreteras que solo tienen un carril en cada sentido, siguen siendo las que mayor número de víctimas registra (85%), frente a las autovías y autopistas, que este verano han dejado siete víctimas mortales menos (55) que en 2014, lo que supone una reducción del 28%

Respecto al número de accidentes mortales, estos han aumentado en todo tipo de vías. En autopistas y autovías, el aumento ha sido de 8 accidentes más que en 2014, computándose 49 frente a los 41 del año pasado. En el caso de las carreteras convencionales, el aumento ha sido de 11 accidentes mortales más, pasando de los 140 del 2.014 a los 151 de este año.

En este sentido, hay que destacar que las salidas de la vía siguen siendo el tipo de accidente más frecuente con el 44% de las víctimas mortales (98 personas). En colisiones frontales han fallecido 47 personas, 49 en otro tipo de colisiones entre vehículos y 19 en atropellos a peatón, 4 de ellos en autovía/autopistas y 15 en otro tipo de vías.

En lo que se refiere a los años de las víctimas mortales, la franja de edad con mayor número de fallecidos de tráfico durante este verano ha sido el de 45 a 54 años con 37 víctimas mortales, seguido del de entre 25 a 34 años con 36 fallecidos y el de 35 a 44 años con 33 fallecidos.

Hay que destacar también el fallecimiento de 8 niños de edades inferiores a 15 años y 27 jóvenes de entre 15 y 24 años. 

Por último, señalar que 23 de los fallecidos en turismo (19%) y 7 de los que viajaban en furgoneta no utilizaban el cinturón de seguridad en el momento del accidente. En el caso de los usuarios de ciclomotor, 2 de los 9 fallecidos no utilizaban casco y tampoco hacían uso del mismo 2 de los 42 fallecidos usuarios de moto.  Respecto a los usuarios de bicicleta 2 de los 5 fallecidos que se desplazaban en bici iban sin casco. 

Si todos estos fallecidos hubieran llevado puesto su sistema de retención correspondiente, se hubieran podido salvar al menos 18 personas.