Para una conducción segura, vigila la velocidad excesiva e inadecuada

Para una conducción segura, vigila la velocidad excesiva e inadecuada Para una conducción segura, vigila la velocidad excesiva e inadecuada

Cuando hablamos de una velocidad apropiada, no nos referimos únicamente a no sobrepasar los límites máximos establecidos. También es muy importante la velocidad mínima. Ir por debajo de la velocidad mínima indicada puede ser igualmente peligroso para nuestra seguridad: adelantamientos inapropiados, alteración de la circulación… La Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha una campaña especial de vigilancia y de concienciación precisamente sobre la velocidad excesiva o inadecuada.

Desde ‘Seguridad Vial para Mayores’, del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, queremos destacar la importancia de vigilar la velocidad excesiva e inadecuada, ya que siguen siendo una de las principales causas de los accidentes de tráfico. En 2013, (último año con datos consolidados de la Dirección General de Tráfico en España) casi 9.000 accidentes con alguna víctima tuvieron la velocidad excesiva o inadecuada como factor concurrente. En el caso de las víctimas mortales hablamos de un 22%.

La actual Ley de Tráfico y Seguridad Vial señala que todo conductor está obligado a respetar los límites de velocidad establecidos y a tener en cuenta, además, sus propias condiciones físicas y psíquicas, las características y el estado de la vía, del vehículo y de su carga, las condiciones meteorológicas, ambientales y de circulación y, en general, cuantas circunstancias concurran en cada momento, a fin de adecuar la velocidad de su vehículo a las mismas, de manera que siempre pueda detenerlo dentro de los límites de su campo de visión y ante cualquier obstáculo que pueda presentarse.

En lo que se refiere a los límites mínimos, sólo se puede circular por debajo en circunstancias muy especiales. Esta misma ley recoge que sólo podrán hacerlo ciclos, vehículos de tracción animal, transportes y vehículos especiales. El en caso de los turismos, sólo podrán hacerlo cuando las circunstancias de tráfico impidan el mantenimiento de una velocidad superior a la mínima sin riesgo para la circulación, así como en los supuestos de protección o acompañamiento a otros vehículos, en las condiciones reglamentarias que se establecen en esta misma normativa (con señales V-21 o V-22).

El Reglamento de Circulación prohíbe ‘entorpecer la marcha normal de otro vehículo circulando sin causa justificada a velocidad anormalmente reducida’. A estos efectos, se prohíbe la circulación en autopistas y autovías de vehículos a motor a una velocidad inferior a 60 kilómetros por hora, y en las restantes vías, a una velocidad inferior a la mitad de la genérica señalada para cada categoría de vehículos.

Cuando un vehículo no pueda alcanzar la velocidad mínima exigida y exista peligro de alcance, se deberán utilizar durante la circulación las luces indicadoras de dirección con señal de emergencia.

Por ello, durante siete días (desde el 13 al 19 de abril), la Dirección General de Tráfico desarrolla una campaña de concienciación y vigilancia de la velocidad en carretera que se prolongará. De esta forma, se duplicarán los controles para vigilar que los conductores cumplen los límites establecidos en las carreteras, en especial en los más de 140.000 km. de vías convencionales que hay en España, carreteras que presentan un mayor riesgo vial y que registran 8 de cada 10 fallecidos.

Recordamos que la velocidad genérica máxima para turismos y motos en autopistas y autovías en España sigue siendo 120 km/h. En carreteras secundarias, de 100 km/h o 90 km/h en función de la anchura del arcén y en vías urbanas dicha velocidad genérica es de 50 km/h.