Alzheimer, ¿en qué momento se debe dejar de conducir?

Alzheimer, ¿en qué momento se debe dejar de conducir? Alzheimer, ¿en qué momento se debe dejar de conducir?

¿Qué síntomas debes alertarnos de una posible aparición de Alzheimer? ¿Se debe dejar de conducir en todos los casos? Con motivo del Día Mundial del Alzheimer, queremos resolver todas estas dudas que pueden surgir. Hablamos con la Doctora Rocío García Cobos, neuróloga del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

‘La capacidad de conducir está afectada en la EA, incluso en fase leve, aumentando el riesgo de accidentes. Con el tiempo, los síntomas de la enfermedad empeoran progresivamente, con lo que el riesgo de accidentes aumenta de forma significativa’, alerta la Doctora Rocío García Cobos. De hecho, señala que los test realizados en carretera demuestran que las personas con enfermedad de Alzheimer leve cometen más fallos que los conductores sanos de su misma edad, por lo que ‘lo indicado es dejar de conducir con la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad’.

Por todo ello, podemos decir que el Alzheimer y la conducción son del todo incompatibles. ‘Según la legislación vigente, para obtener o renovar el permiso de conducir es necesario aportar un certificado médico favorable de aptitudes psicofísicas. Las personas con demencia no superan las pruebas que determinan esta aptitud cuando se valoran con la batería de conducción ASDE Dritest (que es la que se utiliza en los centros autorizados de reconocimiento en España), por lo que no pueden renovar su permiso de conducir’.

Sin embargo, la doctora alerta de que cerca del 50% de las personas con deterioro cognitivo leve pueden superar este test y renovar su permiso para conducir, ‘lo que constituye un riesgo evidente al volante (para el propio afectado y para los demás)’.

Síntomas de alerta

Los síntomas más frecuentes entre las personas que padecen enfermedad de Alzheimer que afectan a la conducción son el aumento del tiempo de reacción, mayor dificultad para realizar acciones que requieran una atención dividida, dificultad para percibir y realizar un adecuado análisis de la situación vial e interpretaciones erróneas de las distancias y las velocidades de los demás vehículos, tal y como señala la neuróloga del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Por supuesto, ‘todo esto afecta a la capacidad para tomar decisiones al volante, afectando especialmente a la selección de las salidas de las autopistas y para gestionar la prioridad de paso en las intersecciones’.

Por este motivo, en cuanto exista la sospecha de deterioro cognitivo se debe consultar con el médico especialista. ‘El Neurólogo es el profesional capacitado para valorar adecuadamente dichos síntomas mediante la entrevista en la consulta y la exploración clínica, e indicará los estudios necesarios para conseguir un diagnóstico preciso’, remarca la doctora.

Os recomendamos los artículos ‘Día Mundial del Alzheimer: conductores y peatones seguros’ , de Médicos por la Seguridad Vial; y ‘Día Mundial del Alzhéimer: síntomas que dificultan la conducción’.