¿En qué consiste el ‘apto pero con restricciones’ para conducir?

¿En qué consiste el ‘apto pero con restricciones’ para conducir? ¿En qué consiste el ‘apto pero con restricciones’ para conducir?

El 92,7% de los conductores mayores de 65 ha resultado 'apto pero con restricciones' en los reconocimientos médicos para la conducción en 2014, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Y es que con el paso de los años nuestras capacidades se van deteriorando. No es la edad la que limita pero sí nuestra salud. De ahí la importancia de su vigilancia y cuidado. Hablamos con Pilar Bravo Fernández, psicóloga asesora en seguridad vial en el Colegio de Psicólogos de Madrid.

A medida que aumenta la edad, se incrementa el número de permisos con restricciones y/o limitaciones y disminuyen los permisos sin ningún tipo de limitación. De hecho, entre los 65 y 70 años el 67,7% es apto pero con restricciones. De 71 a 75 años pasamos a 82,2% el número de conductores que han visto su carnet de conducir con limitaciones. De 76 a 80 años es del 91,0% y de 81 a 85 años de edad el 93,1%.

¿Qué tipo de restricciones?

Debemos dejar claro que estas limitaciones no se ponen únicamente a las personas mayores, también a aquellos adultos que no puedan conducir en condiciones cien por cien óptimas.

Pilar Bravo Fernández, asesora en temas de seguridad vial en el Colegio de Psicólogos de Madrid y directora y psicóloga del Centro Médico-Psicotécnico Arenal, señala que las restricciones que más se imponen son las temporales, es decir, que se tenga que renovar el carnet de conducir con anterioridad. Igualmente indica que en el caso de las personas mayores se suele limitar el radio de conducción, por ejemplo, que se pueda conducir 20 kilómetros a la redonda de su lugar de residencia o 50 kilómetros.

Otro tipo de restricción que se suele señalar es que sólo se pueda conducir por el día, como puede ser desde una hora después del amanecer hasta una hora antes del anochecer. También se puede obligar a la conducción sin pasajeros o a conducir con una limitación de velocidad.

Otras opciones es que sólo se pueda conducir en presencia del otro titular de un permiso de conducción, que se conduzca sin remolque o que no esté permitida la circulación en autopista.

¿A qué se deben estas limitaciones?

El 61% de las restricciones impuestas en el carnet de conducir en el año 2014 fueron por capacidad visual (483.918). Le siguen por orden la aptitud perceptivo-motora con el 11,3% (89.829), la capacidad auditiva en un 6,5% de los casos (51.444), las enfermedades metabólicas y endocrinas en un 6,4% (50.768) y el 5,5% de las ocasiones por problemas en el sistema cardiovascular (43.681), según datos de la Dirección General de Tráfico.

¿Perjudican los periodos de renovación?

La psicóloga Pilar Bravo Fernández se muestra contraria al cambio reglamentario que se realizó en los periodos de renovación. Mientras que antes los mayores de 70 tenían que renovar cada 2 años, ahora lo hacen cada 5. Considera que durante este tiempo se pueden producir muchos cambios de salud: ‘una persona con una catarata incipiente vuelve a los 5 años después de haber estado conduciendo sin visión durante 2 años’, señala.

Recomendamos el artículo "¿Cada cuánto tiempo se renueva el carnet de conducir?".

¿Es difícil aceptar las restricciones?

La psicóloga experta en seguridad vial reconoce que es muy difícil imponer estas restricciones y muy complicado explicárselo después al conductor. ‘Esto no le gusta a nadie. En primer lugar, es un tema psicológico y, por otro, es problemático porque también supone un coste pasar cada 3 años por el centro de reconocimiento. Admitir que no tenemos las mismas capacidades que cuando éramos jóvenes nos cuesta’.

‘Cuando vemos que es necesario realizar restricciones, hablamos mucho con la familia y le decimos que antes de que nosotros se lo quitemos es importante que le convenzan. Sin embargo, con el tiempo de la crisis esto no ha sido nada fácil ya que se ha tirado mucho de los abuelos para que lleven a los niños al colegio y para ello necesitan el coche. Con lo cual nos encontramos con que las personas mayores están más activas que hace años y quieren el carnet. Todos los factores nos han afectado’, reconoce.

La profesional del Colegio de Psicólogos de Madrid reconoce que es muy complicado vender seguridad: ‘Cuando les decimos que van a ir mejor con un coche automático, es muy difícil venderle esa seguridad porque él ya se ve seguro. Nos creemos que no nos va a pasar nunca’.  

‘Por supuesto, hay gente que respeta las restricciones y que está encantada de ver que se le realizan todas las pruebas necesarias’, señala. Sin embargo, advierte que todavía se sigue encontrando con conductores que nunca han pasado por un psicólogo a la hora de renovar el carnet de conducir.

¿Qué le podemos decir a la persona que ve limitada su conducción? ‘Se le debe decir que tiene que conducir por su bien y por el de los demás en las mejores condiciones. La restricciones lo que hacen en la mayoría de las veces es ayudar. No se trata de retirar del mundo del tráfico a mucha gente. Nuestro modelo es preventivo y de ayuda para que esa persona conduzca en las mejores condiciones’, concluye.