Ávila, ejemplo de buena práctica en seguridad vial para mayores

Ávila, ejemplo de buena práctica en seguridad vial para mayores Ávila, ejemplo de buena práctica en seguridad vial para mayores

Durante 3 años, la Policía Local de Ávila ha llevado a cabo un proyecto de educación vial dirigido a personas mayores que se ha merecido el mérito de figurar en ‘Catálogo de experiencias de seguridad vial urbana’ (PDF, 16 MB) elaborado por la Dirección General de Tráfico (DGT). Os contamos en qué ha consistido este programa. Con la difusión de estas buenas prácticas queremos dar ideas a otros Ayuntamientos o instituciones para que puedan llevar a cabo medidas encaminadas a la reducción de la siniestralidad vial de los más mayores.

La Policía Local de Ávila comenzó en 2009 a desarrollar este programa que consiste en sesiones teóricas y prácticas cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas mayores y dotar a estas personas de conocimientos de educación vial y hacerlos conscientes de sus limitaciones. Por ello, se dirige a personas de entre 55 y 90 años de edad. Esta formación se ha desarrollado durante 3 años: 2009, 2010 y 2011 y no se descarta volver a realizarla próximamente.

Cierto que muchos poseen conocimientos sobre seguridad vial. Sin embargo, mucha normativa ha sido modificada. Por este motivo, en dos sesiones semanales de 1 hora se busca profundizar en aquello que desconocen y refrescar conocimientos.

El curso se impartió teniendo en cuenta las características de cada grupo. Los asistentes visualizan en un proyector material didáctico. También se les facilita material por escrito, donde figura todo lo impartido. Se evita tecnicismos y se utiliza un lenguaje directo y claro para que el mensaje llegue bien.

Tal y como figura en el Catálogo de Experiencias, cada unidad didáctica consta de fichas. Por ejemplo, señales dibujadas incompletas donde el alumno tiene que colocar el nombre correspondiente y explicar su significado. Así, encontramos señales de peligro, prohibición, obligación o información. Además de los momentos individuales, también se da especial importancia al trabajo grupal. A través de un diálogo con el grupo se detecta aquello que sobre lo que es necesario profundizar.

La parte teórica consta de tres módulos. El primero introduce a cómo actuamos las personas en relación con el tráfico (peatones, viajeros y conductores), con conceptos básicos sobre movilidad segura por las calles y carreteras, y consejos para evitar los accidentes. También se ofrecen recomendaciones para viajar de forma segura en los transportes públicos y privados: uso del cinturón, del casco, de los sistemas de seguridad infantil…

En el segundo módulo se aborda las personas como conductores. Aquí se explican las señales de circulación: clasificación y orden de prioridad (señales de los agentes de tráfico, señales circunstanciales de balizamiento, semáforos, señales verticales y marcas viales).

El módulo tercero trata las dificultades funcionales que aparecen con la edad y su incidencia en el tráfico: problemas visuales, auditivos, de orientación, de movilidad, atención y memoria. Igualmente se destacan las dificultades del entorno con que se encuentran las personas mayores como puede ser el poco tiempo en los semáforos para cruzar, señales con simbología difícil de entender o con letras pequeñas, aceras estrechas, bordillos muy altos y sin rebajes...), entre otros.

Para finalizar, un médico explica a los asistentes la pérdida de facultades y cómo puede influir esto en la conducción. Además, aborda los efectos de los medicamentos y los problemas de la automedicación.

El programa concluye con una parte práctica que consiste en una visita a la sede de la policía local para explicar su funcionamiento. Se llevan a cabo también prácticas en el circuito del Parque Municipal de Educación Vial, donde no existe el peligro que hay en la vía pública. Aquí se pueden corregir errores y poner en práctica lo abordado en la teoría previamente.

Tal y como explican desde la Policía local de Ávila, la evaluación es continua, y en cada módulo se cumplimentan fichas para comprobar que los conocimientos impartidos han sido adquiridos por los participantes.