Doce claves para conducir sin riesgos ante la presencia de ciclistas

Doce claves para conducir sin riesgos ante la presencia de ciclistas Doce claves para conducir sin riesgos ante la presencia de ciclistas

Por desconocimiento de la normativa, podemos no saber cómo actuar si de repente vamos circulando y nos encontramos con un ciclista o un grupo de ciclistas. ¿Puedo adelantarles? ¿Qué espacio tengo que dejar? ¿Puedo hacerlo si hay línea continua? Debemos tener en cuenta que los ciclistas junto a los peatones y motoristas se encuentran entre los usuarios más vulnerables de la vía. Por este motivo, debemos cuidarles al máximo. Nos os perdáis estos 12 puntos clave para poder circular sin riesgos ante la presencia de ciclistas

Es un medio ecológico, sano y en auge. Cada vez son más las personas que se animan a circular sobre dos ruedas: hacemos deporte, estamos al aire libre… Sin embargo, como hemos mencionado, los ciclistas son unos de los usuarios más vulnerables de la vía. Aquí algunos puntos clave que debemos tener en cuenta y recomendaciones para los conductores:

  1. Mantén una velocidad adecuada y reducida cuando te aproximes a un ciclista. Debes procurar no presionarle para no ponerle nervioso.
  2. Adelantamiento: en primer lugar, cerciórate de que puedes hacerlo sin poner en riesgo al ciclista, al resto de usuarios y a ti mismo. A continuación, señaliza la maniobra y ejecútala. Puedes ocupar parte del carril izquierdo de la calzada aunque esté prohibido el adelantamiento. Por supuesto, siempre bajo la máxima seguridad.
  3. Recuerda que a la hora de adelantar debes mantener una separación mínima de 1,5 metros entre el coche y el ciclista. 
  4. Está prohibido adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario, es decir, que pueda venir en sentido contrario a la marcha del coche.
  5. No deberemos adelantar si no tenemos la total seguridad de que, en caso de presentarse un vehículo en sentido contrario, podemos desviarnos hacia el lado derecho sin causar perjuicios o poner en situación de peligro a alguno de los vehículos adelantados.
  6. Está prohibido adelantar en los pasos para peatones señalizados como tales, en las intersecciones con vías para ciclistas, en los pasos a nivel y en sus proximidades
  7. Los ciclistas pueden circular en grupo. En este caso tienen la consideración de unidad móvil a efectos de prioridad, como si fuera un vehículo más. Sin embargo, debemos extremar las precauciones. Recuerda que son especialmente vulnerables. 
  8. Las bicicletas están obligadas a circular por el arcén si no cuentan con vía o parte de ella que les esté especialmente destinada.  Irá por el arcén de su derecha. Si no fuera suficiente, utilizarán la parte imprescindible de la calzada, especialmente en descensos prolongados con curvas.
  9. Cuando vayamos detrás de un ciclista, debemos dejar una distancia suficiente que nos permita detenernos en caso de frenazo brusco y sin colisionar con él. Debemos tener en cuenta la velocidad a la que va la bicicleta y las condiciones de adherencia y frenado (los conductores de bicicletas pueden circular en grupo sin mantener tal separación, extremando en esta ocasión la atención, a fin de evitar alcances entre ellos)
  10. Los ciclistas tienen prioridad de paso respecto a los vehículos de motor cuando circulen por un carril bici, paso para ciclistas o arcén debidamente autorizado para uso exclusivo de ciclistas. También tienen preferencia cuando para entrar en otra vía el vehículo de motor gire a derecha o izquierda, en los supuestos permitidos, y haya un ciclista en sus proximidades. Además, tienen preferencia cuando circulando en grupo, el primero haya iniciado ya el cruce o haya entrado en una glorieta.
  11. Se prohíbe llevar abiertas las puertas del vehículo, abrirlas antes de su completa inmovilización y abrirlas o apearse del mismo sin haberse cerciorado previamente de que ello no implica peligro o entorpecimiento para otros usuarios, especialmente cuando se refiere a conductores de bicicletas.
  12. En caso de accidente, recuerda la técnica PAS: Proteger, Avisar y Socorrer. Debemos proteger la zona para que no haya nuevos accidentes (triángulos). A continuación, llamaremos a emergencias, al 112 para darle toda la información posible. Por último, socorremos en la medida de lo posible y según nuestro conocimiento.