Quince claves para sacar el máximo provecho al cinturón de seguridad y a las sillitas

Quince claves para sacar el máximo provecho al cinturón de seguridad y a las sillitas Quince claves para sacar el máximo provecho al cinturón de seguridad y a las sillitas

El cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil, elementos de seguridad muy importantes que no pueden faltar en ninguno de nuestros desplazamientos. Sin embargo, puede que no estemos sacando el máximo provecho a estos sistemas, ya sea porque nos abrochamos el cinturón de seguridad de manera errónea, no lo hemos cambiado después de un accidente o llevamos a los más pequeños con la sillita de coche inadecuada. En ‘Seguridad Vial para Mayores’ os ofrecemos estas pautas para no correr el mínimo riesgo.

Cinturón de seguridad, a un click de la vida

Este sistema reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Por ello recomendamos:

  1. Abrocharlo correctamente. El cinturón debe estar apoyado en la clavícula, a medio camino entre el hombro y el cuello y sobre las crestas ilíacas en la pelvis. Nunca sobre el abdomen.
  2. No debe quedar holgado, por lo que no se recomienda la utilización de cojines bajo el asiento ni llevar las bandas retorcidas. Tampoco se deben utilizar pinzas o ropa demasiado voluminosa que le reste eficacia.
  3. Coloca el asiento en ángulo recto, no demasiado inclinado ya que esta posición favorece la aparición del efecto submarino.
  4. Cambia el cinturón de seguridad cuando sufras un golpe o llévalo a revisión. Puede que no nos percatemos pero que haya perdido efectividad. Se puede haber producido una rotura de los sistemas de anclaje o pérdida de eficacia del trenzado.
  5. Revisa con periodicidad el buen funcionamiento y estado del cinturón de seguridad.
  6. Exige que todos lo lleven abrochado cuando van en el coche.

SRI, el salvavidas de los niños

Recordamos que todos los menores con altura igual o inferior a 135 cm deben utilizar siempre un sistema de retención infantil homologado y adaptado a su peso y estatura. Recomendamos:

  1. Llevar al menor a contra marcha el mayor tiempo posible. Actualmente la normativa sólo lo indica hasta los 15 meses. Sin embargo, es aconsejable hasta los 4 años inclusive.
  2. No te guíes por la edad a la hora de elegir el mejor SRI. Debemos tener en cuenta, sobre todo, el peso y altura del menor.
  3. Adquiere un SRI homologado. Esto significa que ha superado de manera satisfactoria una serie de pruebas y requisitos.  Actualmente están en vigor la normativa ECE R44/4 y la i-Size. Puedes encontrar más información en nuestro canal de ‘Seguridad Vial Infantil’, donde también hay un ‘Comparador’ de sillitas.
  4. Acude a una tienda especializada a la hora de comprar una sillita y pide que te dejen probarla. Solicita también que te enseñen a instalarla correctamente.
  5. El sistema isofix facilita la instalación y evita errores en el anclaje. Sigue las instrucciones del fabricante en todo momento. Es vital que la sillita esté bien instalada para que pueda ser efectiva.
  6. No utilices a contra marcha sillitas que no están pensadas para ir de esta forma.
  7. Los niños deben ir siempre detrás. En caso de tener que ir delante, ya sea porque los asientos traseros están ocupados por otros niños, el SRI no se puede instalar o el coche sólo dispone de asientos delanteros, debemos cerciorarnos de desactivar el airbag del acompañante.
  8. Hay que cambiar la sillita después de un accidente.
  9. Revisa con periodicidad el SRI. Comprueba que se encuentra en perfecto estado y que sigue siendo el adecuado para el menor.