¿Cómo actuar ante una orden de un agente?

¿Cómo actuar ante una orden de un agente? ¿Cómo actuar ante una orden de un agente? play

Vamos conduciendo y, de repente, un coche de la guardia civil de Tráfico nos pide que nos detengamos, ¿qué tenemos que hacer? ¿Cómo debemos realizar la parada para hacerlo de forma correcta? ¿Debemos actuar igual si nos lo indica un agente a pie de carretera?

Debido a las numerosas dudas que pueden surgir al respecto y con el objetivo de que los conductores sepan cómo reaccionar ante la parada de un agente, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha creado un vídeo informativo

Pasos a seguir

Cuando un vehículo oficial nos solicite que nos detengamos, éste lo indicará con una luz roja intermitente junto a las luces azules prioritarias.

En cuanto observemos las luces rojas intermitentes, tendremos que cerciorarnos que podemos realizar la maniobra de parada sin riesgos y con total de seguridad. Para ello, comprobaremos que no entorpecemos a ningún vehículo y señalizaremos nuestra intención de ir hacia la derecha de la vía. Debemos buscar un lugar seguro. De hecho, si no encontramos un lugar adecuado para realizar la detención, tendremos que seguir circulando hasta que así sea.

Una vez que hemos detenido el vehículo, el coche policial se situará detrás nuestra para una mayor seguridad. Es importante que ningún ocupante salga del automóvil. A continuación, el agente se acercará por el lado derecho para notificarnos el motivo de la parada.

No debemos ponernos nerviosos. Los motivos de parada pueden ser muchos, desde una simple bombilla fundida hasta un exceso de velocidad.

Finalizado el motivo por el que nos hemos tenido que detener, los agentes nos facilitarán la incorporación a la vía. Debemos seguir sus indicaciones para hacerlo con seguridad.

También puede darse el caso de que el agente de Tráfico no vaya en coche o moto. En este caso, estará a pie. Igualmente puede pedirnos que paremos con señales. Recordamos el artículo: ‘¿Qué señales te puede hacer un agente de tráfico? Repasamos sus indicaciones’.

Si levanta el brazo verticalmente, obliga a detenerse a todos los usuarios de la vía que se acerquen al agente, salvo a los conductores que no puedan hacerlo en condiciones de seguridad suficiente. Si esta señal se efectúa en una intersección, no obligará a detenerse a los conductores que hayan entrado ya en ella.

La detención debe realizarse ante la línea de detención más cercana o, en su defecto, inmediatamente antes del agente. En una intersección, la detención debe efectuarse antes de entrar en ella. En todo caso, el agente puede llegar a indicarnos dónde debemos realizar la detección.

Si el agente tiene el brazo o los brazos extendidos horizontalmente, esto quiere decir que obliga a la detención a los vehículos que se acerquen al agente desde direcciones que corten la indicada por el brazo o los brazos extendidos y cualquiera que sea el sentido de su marcha.

Si balancea una luz roja o amarilla, obliga a detenerse a los usuarios de la vía hacia los que el agente dirija la luz.

Igualmente, los agentes pueden ordenar la detención con una serie de toques de silbato cortos y frecuentes, y la reanudación de la marcha con un toque largo.