¿Cómo debo cambiar una rueda pinchada?

¿Cómo debo cambiar una rueda pinchada? ¿Cómo debo cambiar una rueda pinchada?

¿No sabes cómo debes actuar ante un pinchazo? ¿Sabrías cómo cambiar una rueda de manera adecuada? En ‘Seguridad Vial para Mayores’, Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, te damos todos los consejos para que un pinchazo quede en una simple anécdota y sepas salir del apuro con total seguridad.

Los pinchazos se suelen producir cuando se clava un tornillo, clavos o cualquier otro objeto punzante en el neumático. Lo normal es que se note, sobre todo si vamos en ciudad, ya sea por el propio ruido que haga el objeto o la resistencia brusca del volante. La dirección se suele endurecer y el coche comienza a tirar a un lado.

Si hemos pinchado, tenemos varias opciones. Por un lado, colocar la rueda de repuesto (la rueda puede ser de tamaño normal o de emergencia, mucho más pequeña y con la que sólo podremos recorrer unos kilómetros y a menor velocidad), por otro, utilizar un kit de espuma sellante (no se puede en todos los casos) o utilizar un kit portátil de reparación de pinchazos. También puede darse el caso de contar con neumáticos runflat, que permiten circular durante unos cuántos kilómetros. Si, por el contrario, no somos demasiado mañosos, la mejor opción es acudir al seguro. Si contamos con asistencia en carretera, nos mandará a un técnico que se encargará de reparar el pinchazo o cambiar el neumático.

En esta ocasión, vamos a abordar cómo cambiar un neumático después de haber pinchado. Para ello necesitaremos un gato, una llave de cruz, una llave de seguridad para neumáticos y, por supuesto, la rueda de repuesto.

A continuación, los pasos que debemos seguir:

  1. Lo más importante antes de ponernos manos a la obra es detener el vehículo en lugar seguro. Si nos encontramos en la carretera, tendremos que colocar los triángulos de emergencia (a ambos lados si la vía es de dos sentidos y a un lado si es de un sentido, siempre por donde vengan los coches y al menos a 50 metros de distancia y de forma que sean visibles a 100 metros) y ponernos siempre el chaleco de seguridad.
  2. Coge todo lo necesario y colócalo cerca de la rueda que vas a cambiar: gato, llave de cruz, tuerca de seguridad, rueda de repuesto…
  3. Coloca el gasto debajo de la base recomendada por el fabricante. Ajusta el gato pero todavía no levantes el coche. El vehículo debe estar firme.
  4. A continuación, afloja las tuercas del neumático con la llave de seguridad de las ruedas. Es importante que todavía no los quites. Sólo debes aflojarlos.
  5. Ahora, levanta el coche hasta que el neumático pinchado esté totalmente en el aire, que no toque suelo.
  6. Ya puedes aflojar las tuercas del todo y retirar el neumático pinchado.
  7. Coloca el neumático de repuesto y ajusta las tuercas. No las apretaremos del todo hasta el final.
  8. Baja el vehículo. Cuando el coche esté completamente en el suelo, retira el gato.
  9. Ya podemos ajustar fuertemente las tuercas.
  10. Recoge la rueda pinchada y guárdala. Lo más aconsejable es acudir a un centro especializado, donde nos podrán indicar si puede ser reparada o si debe ser sustituida. Recuerda que si la rueda de repuesto que acabamos de poner no es de tamaño normal, sólo podremos circular durante unos kilómetros, lo justo para acudir a un taller. Además, tampoco podemos sobrepasar una velocidad, normalmente los 80 km/h.

Se recomienda practicar al menos una vez. De esta forma, sabremos si podemos realizar el cambio de rueda con seguridad. Recuerda que según el vehículo y el tipo de neumático, puede que no podamos con el peso o que el tamaño del vehículo sea demasiado grande y prefiramos que lo haga personal especializado.

Ante la menor duda y ante cualquier riesgo de seguridad, lo más recomendable es acudir directamente a nuestro seguro y/o asistencia en carretera.