Avispa en el coche, ¿cómo debo reaccionar para no perder seguridad?

Avispa en el coche, ¿cómo debo reaccionar para no perder seguridad? Avispa en el coche, ¿cómo debo reaccionar para no perder seguridad?

Debemos ser conscientes que lo primordial en este tipo de casos es no perder la calma. Puede ser difícil si tenemos especial fobia a las avispas o abejas pero hay que tener en cuenta que nuestra seguridad y la de nuestros pasajeros dependen de ello.

Por este motivo, es fundamental revisar el coche antes de emprender la marcha. Comprueba que no se ha metido ningún insecto en el vehículo y que todo está en orden antes de conducir. De esta forma evitaremos coger el coche ya con el insecto en el vehículo. Si vemos que hay alguno dentro, abre las ventanillas, las puertas y pon el aire acondicionado (aire frio). Facilita su huida.

Si por el contrario, la avispa se introduce en el coche una vez ya estamos en marcha, como hemos indicado anteriormente, mantén la calma y transmite esta tranquilidad también a sus pasajeros. Si vas con alguien de copiloto será todo mucho más fácil, ya que puede encargarse dicha persona de hacer todo lo posible para que el insecto abandone el coche (todo lo posible siempre que no entorpezca la conducción).

Si vas solo, abre las ventanas para que tenga mayores puntos de escapatoria y reduce la velocidad. Si a pesar de todo no se ha ido y no puedes controlar los nervios, lo más aconsejable es que detengas el vehículo. Procura hacerlo en un lugar apartado de la carretera. Lo ideal es aprovechar la salida de alguna vía de servicio como puede ser una gasolinera para estacionar y salir del coche.

Si eres de las personas que se ponen nerviosas con las avispas, lo más recomendable es que pares el coche en un lugar seguro antes de intentar ahuyentarla. De esta forma evitaremos cometer imprudencias al volante. Y es que lo más seguro es que perdamos la concentración y que nuestra vista no deje de seguir a la avispa por todo el coche, poniendo en riesgo nuestra vida y la de los demás.

Evita en todo momento hacer aspavientos, mover los brazos y manos para hacer salir al insecto. De esta forma nos pondremos nerviosos y pondremos nerviosa a la avispa, aumentando las posibilidades de picadura. Recuerda que las dos manos deben estar en todo momento en el volante.

Si desafortunadamente el insecto nos ha llegado a picar, haremos lo mismo. Mantendremos la calma y pararemos nuestro vehículo en un lugar seguro. Hay que hacer todo lo posible por evitar males mayores que una picadura, como puede ser un accidente de tráfico.