Consejos para hacer frente al sol y al calor mientras conducimos

Consejos para hacer frente al sol y al calor mientras conducimos Consejos para hacer frente al sol y al calor mientras conducimos

En anteriores ocasiones hemos hablado sobre cómo prevenir golpes de calor y lo importante que es no quedarse dentro del vehículo estacionado. En esta ocasión vamos a tratar cómo hacer frente al sol y al calor cuando estamos conduciendo. Y es que un calor excesivo al volante afecta directamente a nuestro estado físico y psíquico. Además, debemos tener especial cuidado con el sol directo.

El calor puede producir desde irritaciones en la piel y calambres hasta un aumento de temperatura alarmante. La pérdida de agua y sales minerales por el sudor produce síntomas como dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular o calambres, náuseas y vómitos e incluso pequeñas elevaciones de la temperatura corporal. Por este motivo es importante evitar el calor en exceso y reponer todo el líquido que podamos ir perdiendo.

  1. Evita conducir durante las horas de mayor sol y calor.
  2. Lleva el coche ventilado: ventanillas abiertas para que circule el aire, climatizador…
  3. Procura ir con ropa ligera y clara. Tendremos mayor libertad de movimiento y la sensación térmica también es distinta.
  4. Hay que consumir agua de manera constante, aunque no se tenga sed.
  5. Haga los descansos necesarios. Se recomienda cada 2 horas pero debemos parar cuando nuestro cuerpo nos lo pida y ante el menor síntoma de cansancio.
  6. Para el coche en un lugar fresco y con sombra.
  7. El sol directo puede provocarnos deslumbramientos. Utiliza el parasol (extensible y abatible o movible) y unas gafas de sol adecuadas para conducir. Te recomendamos el artículo ‘¿Demasiado sol para la vista? Lleva una gafa de sol adecuada para conducir’. Para conducir con sol se recomiendan las gafas con lentes grises y polarizadas.
  8. Hay que ir con una velocidad moderada para poder actuar a tiempo ante posibles deslumbramientos o golpes de calor.
  9. Usa un parasol cuando tengas el coche estacionado. De esta forma el coche estará menos caliente cuando te dispongas a conducir.