Guía para un desplazamiento seguro por ciudad de las personas sordociegas

Guía para un desplazamiento seguro por ciudad de las personas sordociegas Guía para un desplazamiento seguro por ciudad de las personas sordociegas

En España hay alrededor de 200.000 personas con sordoceguera, según el estudio "Evaluando las oportunidades para las personas con sordoceguera en Europa". La Dirección General de Tráfico (DGT) ha editado la guía ‘Viajando con las manos’ con consejos para conseguir una movilidad segura de estas personas.

Se puede ser sordociego desde nacimiento o haber ido perdiendo los sentidos gradualmente. Lo cierto es que estas personas se enfrentan a muchas barreras. Derrumbar estos muros y conseguir mejores desplazamientos urbanos son precisamente los objetivos de esta guía.

Tal y como indica Raquel Navas, asesora pedagógica de la Unidad de Intervención Educativa de la DGT en la revista ‘Tráfico y Seguridad Vial’, "el objetivo principal de este recurso didáctico, que se presenta en diferentes historias y actividades, es pretender dar a conocer al resto de usuarios: niños, jóvenes, profesionales y sociedad en general, la realidad vial y características de las personas con sordoceguera, de tal modo que podamos dar una respuesta en caso de necesidad o situación puntual en el entorno del tráfico que redunde en la mejora de su seguridad vial y en la nuestra".

‘Viajando con las manos’ consta de 6 folletos: historias (recomendaciones para el desplazamiento); ‘para saber más’ y ‘actividades’ (se ofrecen datos y se recuerda lo más importante).

Así, en ‘El bastón blanco y rojo’ nos enseñan que, si vemos a una persona sordociega ante un paso de peatones, debemos comprobar antes de prestarle nuestra ayuda si la necesita. Igualmente, nos indican que si la persona tiene el bastón vertical y pegado al cuerpo quiere decir que está esperando. Precisamente el bastón blanco y rojo significa que se trata de una persona sordociega.

En ‘Caminando por la acera’ se muestran los problemas a los que se expone una persona sordociega al caminar por la calle como pueden ser árboles poco cuidados, aceras en mal estado, coches que invaden las aceras, desagües y alcantarillas…

Igualmente, en el ‘Mobiliario urbano’ se dan a conocer los obstáculos en el camino de una persona con estas dificultades mientras que en ‘Viajando en coche’ se muestran problemas que les afectan como es hacer ruido innecesario con los vehículos, lo cual crea problemas en la orientación de las personas sordociegas; la ayuda que puede requerir para subir a un coche, la importancia de que también usen el cinturón de seguridad al igual que el resto, la necesidad de respetar el estacionamiento reservado para personas con movilidad reducida…

Por otro lado, en ‘Viajando en autobús’ se destaca la importancia de ayudar a las personas sordociegas en este medio de transporte. Y es que, además del movimiento constante, las barras de los autobuses dificultan su viaje. Hay que recordar ceder el asiento, además, el empleo de diferentes sistemas de información de las paradas facilita el uso del autobús por parte de estas personas. En caso contrario, deben ser avisadas.

Por último, ‘La estación de autobuses’ recomienda acudir a los guías de personas con sordoceguera, que se identifican con un chaleco reflectante. Se aborda la importancia de respetar a las personas que tienen más dificultades a la hora de desplazarse por la estación, así como la dificultad que representa el hecho de que se cambie la ubicación de las dársenas.