¿Debo tener cuidado también con las plantas medicinales si voy a conducir?

¿Debo tener cuidado también con las plantas medicinales si voy a conducir? ¿Debo tener cuidado también con las plantas medicinales si voy a conducir?

Muchas personas pueden caer en el error de pensar que si toman plantas medicinales pueden conducir o que no les afecta de la misma forma que un medicamento normal. Debemos tener en cuenta que muchos de los fármacos se basan principalmente en estas plantas medicinales, por lo que producen los mismos efectos y, por ello, se desaconseja totalmente su conducción.

Son muchas las personas que prefieren las plantas medicinales a los medicamentos. Sin embargo, no debemos olvidar que las plantas ya se utilizaban con fines medicinales desde hace mucho tiempo y que precisamente el principio activo de muchos de estos medicamentos suelen ser plantas medicinales o productos sintéticos derivados de ellas.

Al igual que los medicamentos, muchas plantas medicinales producen efectos adversos donde nuestra capacidad para conducir se puede ver mermada. Valeriana, Lúpulo, Melisa, Pasiflora… Todas estas plantas producen efectos depresores que afectan al sistema nervioso central e interfieren en la capacidad para conducir. Es algo que nos recuerda la revista Tráfico y Seguridad Vial, de la Dirección General de Tráfico (DGT), donde inciden principalmente en estas cuatro plantas.

La valeriana afecta al sistema nervioso central y produce sedación y sueño. Se encuentra dentro del grupo NC5C (hipnóticos y sedantes). Se suele prescribir para los trastornos del sueño y cuadros de ansiedad.

El lúpulo, melisa y pasiflora también producen efecto sedante y sueño. Al igual que la valeriana, se encuentra dentro del grupo NC5C.

Por lo general, se trata de sustancias que no necesitan de prescripción médica y que pueden ser adquiridos en la farmacia. Es importante que todos ellos incluyan el pictograma de un coche, donde se nos alerta de la importancia de consultar el prospecto para saber si podemos conducir o no tras su ingesta.

Por supuesto, mezclar alcohol con plantas medicinales es también muy peligroso, ya que se puede potenciar su actuación. Esto mismo ocurre si mezclamos alcohol y medicamentos.

Autorización de los medicamentos

Tal y como indican desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), “sólo puedan denominarse como medicamentos aquellos productos a base de plantas que hayan superado los estándares de calidad, eficacia, seguridad e información que se exige a los medicamentos”.

De hecho, cuando la AEMPS autoriza un medicamento establece sus indicaciones autorizadas, sus dosis, su seguridad, etcétera, y garantiza su uso en las condiciones establecidas. Un producto que no esté registrado como medicamento no puede presentarse como poseedor de propiedades para el tratamiento o prevención de enfermedades. Es la principal diferencia con otros productos de consumo.

Toda la información sobre los medicamentos autorizados por la Agencia Española de Medicamentos está disponible en el Centro de Información online de Medicamentos CIMA.

Por último, aconsejamos nuestra infografía: Medicamentos, ¿qué debemos tener en cuenta antes de conducir?