¿Cuál es la mejor forma de colocar el equipaje para tus viajes de verano?

¿Cuál es la mejor forma de colocar el equipaje para tus viajes de verano? ¿Cuál es la mejor forma de colocar el equipaje para tus viajes de verano?

Cumplimos las normas de tráfico, organizamos nuestro viaje, planificamos las paradas… Sin embargo, puede que no prestemos la atención que se merece a algo tan importante como es la carga. ¿Colocamos de manera correcta nuestro equipaje para los desplazamientos largos? ¿Llevamos objetos sueltos en el habitáculo que puedan llegar a ocasionarnos disgustos en caso de frenazo brusco? Recordamos que en caso de colisión, a tan sólo 50 km/h, un objeto multiplica su masa hasta 50 veces.

Una sombrilla de 3 kg puede alcanzar los 100 kg en caso de frenazo brusco, llegando a atravesar el parabrisas delantero. Por este motivo, viajar con el equipaje bien colocado y sujeto es algo vital ya no sólo en nuestros desplazamientos de verano sino también en los viajes de corto recorrido.

¿Qué dice la normativa?

El Reglamento de Circulación señala que “en ningún caso, la longitud, anchura y altura de los vehículos y su carga excederá de la señalada en las normas reguladoras de los vehículos o para la vía por la que circulen”. Así, “el transporte de cargas indivisibles que, inevitablemente, rebasen los límites señalados deberá realizarse mediante autorizaciones complementarias de circulación”.

Para el resto de cargas, la normativa señala que ésta debe estar dispuesta de tal forma que no puedan arrastrar, caer total o parcialmente o desplazarse de manera peligrosa; no comprometa la estabilidad del vehículo; no produzca ruido, polvo u otras molestias que puedan ser evitadas; y no oculte los dispositivos de alumbrado o de señalización luminosa, las placas o distintivos obligatorios y las advertencias manuales de sus conductores.

Además, la carga no puede sobresalir de la proyección en planta del vehículo, salvo en casos y condiciones excepcionales. En lo que se refiere a los vehículos nos destinados al transporte de mercancías, la carga puede sobresalir por la parte posterior hasta un 10 por ciento de su longitud, y si fuera indivisible, un 15 por ciento.

En los vehículos de anchura inferior a un metro la carga no deberá sobresalir lateralmente más de 0,50 metros a cada lado de su eje longitudinal. No podrá sobresalir por la extremidad anterior, ni más de 0,25 metros por la posterior.

En este sentido, cuando la carga sobresalga de la proyección en planta del vehículo, siempre dentro de los límites, se deberán adoptar todas las precauciones convenientes para evitar daños o peligros a los demás usuarios de la vía pública, y deberá ir resguardada en la extremidad saliente para aminorar los efectos de un roce o choque posibles.

Equipaje en el maletero o interior del coche

Un vehículo sobrecargado, o con la carga distribuida de forma incorrecta, aumenta considerablemente la posibilidad de sufrir un accidente, tal y como recoge el informe "El equipaje y su influencia en la conducción", del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE. Y es que un aumento de peso considerable supone un cambio en el comportamiento dinámico del vehículo y esto es algo que olvidamos con cierta frecuencia.

Es primordial ser conscientes de que la suma de la tara del vehículo (su peso total sin carga ni pasajeros) más la carga transportada no debe exceder del peso máximo autorizado (figura en su tarjeta de características técnicas del coche).

Antes de empezar a colocar el nuevo equipaje, tendremos que sacar del maletero todo aquello que no vayamos a utilizar. De esta forma nos garantizaremos llevar sólo lo necesario. A continuación, coloca el equipaje compensando los pesos para que no afecte a la estabilidad del vehículo. Divide los bultos de mayor peso y colócalos los primeros. Debemos mantener el centro de gravedad del vehículo lo más bajo posible. A continuación sitúa el resto de objetos de tal forma que queden bien encajados.

Recuerda dejar en un lugar accesible o a simple vista en el maletero aquellas cosas que puedas llegar a necesitar. Procura no llenar el maletero.

Terminado el proceso de carga, es recomendable rodearlo con una red protectora anclada al suelo del maletero. Así, en caso de maniobra brusca, limitaremos el movimiento de la carga, sobre todo si no hay una gran división entre maletero y resto de habitáculo (como puede ocurrir en monovolúmenes o todoterrenos.

Si vas a ir con los asientos traseros libres, abrocha los cinturones de seguridad. Evitaremos así que en una colisión puedan ceder los respaldos y las maletas puedan lesionar a los ocupantes.

Hay que procurar que todo el equipaje vaya en el maletero. En caso de no poder evitarlo, podemos llevar un portaequipajes. Recuerda que supone un aumento del consumo de combustible y modifica las condiciones de estabilidad del vehículo. Los portaequipajes de techo son adecuados para el de material de esquí, tablas de surf o bicicletas.

Por último, no lleves objetos sueltos en el interior del coche que puedan salir proyectados. Procura que todo esté bien sujeto en rejillas o en la guantera.