Casi el 50% de las víctimas mortales de accidentes de tráfico son usuarios vulnerables

Casi el 50% de las víctimas mortales de accidentes de tráfico son usuarios vulnerables Casi el 50% de las víctimas mortales de accidentes de tráfico son usuarios vulnerables

Mientras que los fallecidos en accidentes de tráfico han descendido un 64% entre 2004 y 2014, las víctimas mortales ciclistas han bajado un 16%, el número de motoristas fallecidos un 28% y el número de mayores de 65 años fallecidos ha disminuido un 53%, tal y como ha dado a conocer Jesús Monclús, Director del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE. Hablamos de los usuarios más vulnerables de la carretera. Sobre ellos se ha hablado en el ‘Taller sobre colectivos vulnerables: mayores, motociclistas y ciclistas’, organizado por Global Road Safety Partnership (GRSP) y Fundación MAPFRE.

Jesús Monclús ha continuado su ponencia destacando que sobre el total de víctimas mortales en siniestros de tráfico, los mayores de 65 años han supuesto el 15% de los fallecidos en las carreteras entre los años 2004 y 2014, mientras que los peatones han sido el 20%, los ciclistas el 4% y el 20% los ciclomotoristas y motoristas fallecidos. Lo que demuestra lo mucho que queda por hacer para reducir la siniestralidad vial dentro de dichos usuarios.

Mayores, más seguros en el coche que en la bicicleta

¿Se debería prohibir a los mayores que conduzcan? ‘Las personas mayores no están involucradas en tantos accidentes como sí lo están en otras edades, hasta 2 ó 3 veces menos implicados en siniestros mortales que el resto’, remarca Jesús Monclús. Así se destaca que no son conductores peligrosos para los demás sino para ellos mismos.

Henk Stipdonk , del Institute for Road Safety Research (SWOV), indica que la sociedad en los países desarrollados envejece cada más y ‘es inevitable que los mayores tengan limitaciones funcionales’. Así, entre las dificultades que se pueden encontrar, está una menor percepción de la velocidad, del movimiento y de la distancia, una disminución de la visión periférica, menor flexibilidad del cuello, atención selectiva, empeoramiento a la hora de procesar la velocidad y peor rendimiento bajo presión.

Con todo ello, Henk Stipdonk destaca especialmente que ‘el número de fatalidades depende de la modalidad de transporte y los riesgos dependen del grupo de edad’. Por ello los mayores suelen tener más accidentes como peatones o conductores. Además, destaca que es partir de los 80 años cuando se incrementa en 20 veces más que en el resto el riesgo de ser peatón. ‘Hay más probabilidades que pase algo. No son un peligro para los demás sino para ellos mismos’, señala.

También indica el riesgo que supone para los mayores ir en bicicleta. ‘El medio más seguro para ellos es el coche, mucho más que la bicicleta’.

Entre sus propuestas para reducir la siniestralidad de dicho colectivo: simplificar las situaciones del tráfico rediseñando las carreteras (modificando algunos cruces, por ejemplo, se puede conseguir ver el tráfico opuesto), implantar sistemas de asistencia inteligente en el coche, ofrecer cruces seguros, aceras anchas y espaciosas…

Por su parte, Margie Peden, de World Health Organization (WHO), ha propuesto la instalación de cajas negras en los coches para poder conocer el comportamiento de los conductores y poder así verificar que los mayores se encuentran en perfectas condiciones para seguir conduciendo.

Igualmente ha destacado la necesidad replantear los límites de alcohol para las personas mayores y el hecho de que muchos se encuentren polimedicados.

Motos y ciclomotores, mejor en carriles separados

Margie Peden, de World Health Organization (WHO) ha remarcado que ya suponen el 29% de todos los vehículos y el 23% de los muertos en carretera. Se han registrado tasas más altas de crecimiento en América Latina que, por ejemplo, en Europa debido al uso profesional que se le da.

Así, debido a su mayor fragilidad en caso de accidente, ha propuesto la creación de carriles específicos para moto y ciclos del resto de vehículos, la instalación de sistemas abs, la necesidad de obligar a llegar cascos homologados y una rápida respuesta en caso de accidente.

Peden también ha indicado que para ir en moto o ciclomotor se requiere de mayor habilidad que en el coche, por lo que aboga también por una tolerancia cero al alcohol.

En este sentido, ha destacado el auge de las conocidas como ebikes, diferentes a las bicicletas electrónicas, son como ciclomotores electrónicos pero más pesados y silenciosos. Precisamente su escaso ruido es uno de los mayores riesgos, especialmente para los peatones. Se espera que haya circulando unos 450 millones de estos vehículos en todo el mundo y 150 millones solo en China.

El 78% de los ciclistas fallecen en colisiones

La bicicleta reduce el tráfico, disminuye las emisiones y mejora la salud. Sin embargo, los ciclistas también se encuentran entre los colectivos más vulnerables.

Según ha adelantado Ellen Townsend, Policy Director del Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (European Transport Safety Council, ETSC), hay numerosas peticiones a la Unión Europea para que se desarrolle una estrategia para la bicicleta. Un borrador elaborado por el ETSC indica que 2.009 personas fallecieron en bicicleta en 2013, registrándose sólo una reducción del 0,6% entre 2010 y 2013 en la Unión Europea. Además, ha denunciado la falta de datos sobre ciclistas en Europa.

Con todo ello, la responsable del ETSC ha indicado durante la jornada que el 78% de los ciclistas fallecen en colisiones contra un vehículo motorizado (datos entre 2011 y 2013).

Ellen Townsend ha ofrecido una serie de recomendaciones para los Estados miembros: registrar el número de ciclistas fallecidos o lesionados en accidentes de tráfico, contabilizar el número de usuarios ciclistas, elaborar mapas de registro de colisiones con ciclistas para solventar los motivos de estos siniestros e incluir el alcohol como posible causa de los accidentes de ciclistas o reducir la velocidad en ciudad.

Por último, ha destacado la importancia de que los camiones cuenten con intermitentes a lo largo de todo el vehículo para que los ciclistas, estén donde estén, puedan saber si el camión va a realizar algún giro o movimiento.