¿Para qué sirve y cómo funciona el detector de peatones?

¿Para qué sirve y cómo funciona el detector de peatones? ¿Para qué sirve y cómo funciona el detector de peatones?

¿Conoces para qué sirve el detector de peatones u obstáculos? Se trata de un sistema muy útil que cada vez más se ofrece como equipamiento adicional y que lamentablemente está poco presente dentro del equipamiento de serie de los vehículos. Este tipo de sistemas evitarían muchos de los atropellos que se producen a lo largo del año. Por ejemplo, sólo en España  todos los años se producen unos 11.000 atropellos aproximadamente, de los cuales más de 10.000 son en zona urbana, según Tráfico.

Este sistema busca eliminar la gravedad de los atropellos y, si es posible, evitarlos. Para ello utiliza una cámara para detectar al peatón, identificándolo como tal por comparación con una base de datos y un radar para calcula la distancia respecto al vehículo. Una vez detectado, si el conductor del vehículo no activa el freno (después de recibir varios avisos), el sistema puede hacerlo de manera autónoma.

El radar y la cámara suelen estar colocados en la parte frontal del vehículo. De esta forma, podrá detectar mejor la presencia de personas o vehículos. Actualmente, hay sistemas capaces incluso de detectar a personas que se disponen a cruzar en la trayectoria del vehículo. En caso de que el conductor no respondiera a tiempo, este dispositivo puede frenar automáticamente para ayudar a reducir la gravedad del posible accidente pudiendo incluso llegar a evitarlo.

Podemos encontrar esta tecnología junto con el sistema de información de ángulo muerto, que nos avisará de la presencia de vehículos en aquellos puntos donde nuestra visibilidad es reducida, como puede ser a la hora de cambiarnos de carril. Otros sistemas similares e interesantes con el control de crucero adaptativo o el sistema de mantenimiento en el carril.

Si contamos con un vehículo que dispone de este sistema, es interesante conocer, saber en qué consiste y cómo sacarle el máximo rendimiento. Si no es así, también es importante conocerlo a la hora de valorar su posible incorporación en la próxima compra de un vehículo.

Y es que todavía son pocos los automóviles que incorporan esta tecnología de serie. Según el informe ‘El Precio de la Seguridad’, realizado por Fundación MAPFRE,  una vez elegido el modelo por parte del cliente, acceder al nivel de seguridad deseado o al equipamiento de seguridad elegido, puede suponer un incremento de hasta el 73 % en el precio final del vehículo.

Además, debemos tener en cuenta que en el grupo de utilitarios urbanos existen modelos low-cost, en los que la seguridad adicional (por encima de los estándares mínimos marcados por la legislación) en todas sus versiones es escasa. Además, en muchas ocasiones tampoco están disponibles este tipo de sistemas ni pagando.

Euro NCAP ya valora este sistema

Euro NCAP ha añadido a sus pruebas los sistemas de detección de peatones con frenada autónoma de emergencia (AEB). De esta forma, serán los primeros en valorar y poner a prueba este tipo de tecnología.

Y es que desde 2016  la valoración de estrellas se dividirá en dos. Por un lado, se valorarán los vehículos con los equipamientos de serie y, por otro lado, se pondrán a prueba los vehículos con aquellos sistemas de seguridad adicionales (este equipamiento opcional debe estar disponible en todas las variantes de todos los países en los equipamientos adicionales para poder ser evaluados). De esta forma, si un vehículo cuenta con el sistema de frenado de emergencia autónomo que detecta peatones puede conseguir ganar puntos extra.

El Toyota Prius ha sido el primer coche que se ha sometido a dicha prueba logrando la primera calificación de 5 estrellas en el año 2016.