¿Qué revisiones del coche puedo hacer yo mismo?

¿Qué revisiones del coche puedo hacer yo mismo? ¿Qué revisiones del coche puedo hacer yo mismo?

Es muy importante revisar el vehículo con frecuencia. Aunque lo ideal es que acudamos a un centro especializado, podemos completar y continuar con el mantenimiento también desde casa. Por supuesto, siempre debemos seguir con las revisiones periódicas que nos indica el fabricante.

Una forma de garantizar el buen estado de nuestro vehículo es llevando a cabo un mantenimiento con frecuencia. Por ello, además de las correspondientes revisiones, nosotros mismos, en casa, debemos ir comprobando cada cierto tiempo cómo se encuentra nuestro vehículo, especialmente para aquellos pequeños detalles que podemos ir controlando nosotros sin necesidad de ser especialistas en el tema.

A continuación, algunos puntos que podemos chequear nosotros mismos:

  • Aceite: Podemos encontrar toda la información necesaria en el manual del coche. Saca la varilla, límpiala y vuelve a introducirla. Si observas que está por debajo del nivel indicado, rellénalo hasta la cantidad deseada con el mismo aceite que lleva el coche.
  • Filtro del aire: Podemos cambiarlo de forma sencilla. Cerciórate de que el recipiente está limpio.
  • Líquido de frenos: Puedes comprobar su cantidad pero es recomendable que acudas a un lugar especializado si el nivel es bajo, ya que puede deberse a una fuga o a unas pastillas desgastadas.
  • Limpiaparabrisas: Hay que revisarlo con frecuencia. Si observamos que no barren o que suenan demasiado, quizás sea momento de cambiarlos. Para ello, acude a un centro especializado donde te puedan indicar qué parabrisas son los indicados para tu coche.

Recuerda también comprobar el nivel del líquido del parabrisas y rellenarlo en caso de ser necesario.

  • Neumáticos y llantas: Comprueba que están en perfecto estado. Observa si hay daños en la goma y si la profundidad del dibujo es la adecuada. Recuerda que debe tener como mínimo 1,6 mm, aunque se aconseja no bajar de los 2 mm.
  • Presión de los neumáticos: Lo recomendable es cada 15 días. Sigue las indicaciones del fabricante. Estarán en una pegatina en el interior del vehículo. Suele estar en la tapa del depósito o en un lateral de las puertas. Te indica la presión que debe llevar el vehículo con o sin carga.
  • Luces: Verifica que todas las luces del coche funcionan bien, especialmente las luces de freno, de posición, de cruce, las largas y las antinieblas. Si tienes alguna fundida, sustitúyela de inmediato. Se deben llevar bombillas de repuesto en el vehículo.
  • Estado del cinturón de seguridad: Comprueba los anclajes, que el cinturón encaja perfectamente y que funciona a la perfección. Mira que no tenga ninguna rotura o desgarre. Recuerda que debemos cambiar el cinturón siempre que haya tenido que actuar en un accidente de tráfico.
  • Filtro de polen o de habitáculo: se debe cambiar una vez al año o ir comprobando cuál es su estado. Es recomendable cambiarlo especialmente con alergias.
  • Anticongelante: verifica que está entre los valores máximos y mínimos.