¿Cuáles son las principales averías en invierno?

¿Cuáles son las principales averías en invierno? ¿Cuáles son las principales averías en invierno?

¿Sufre nuestro coche con el frio? Lo cierto es que la temperatura afecta de una u otra forma a nuestro vehículo. De hecho, hay ciertas averías que suelen aparecer en invierno por el mayor esfuerzo que debe hacer nuestro coche. Aquí encontramos especialmente las averías de tipo eléctrico, relacionadas con las baterías, los alternadores, calentadores y motores de arranque.

Son precisamente las baterías las que se ven más afectadas por las bajas temperaturas propias del invierno, ya que tienden a perder capacidad de carga. Por supuesto, el tiempo que tiene la batería también es un factor determinante. Si llevamos muchos años con la misma (entre 4 y 5 años), suele ser en esta época del año cuando dejan de funcionar definitivamente. Sin embargo, si son relativamente nuevas, puede ser un problema puntual o de descarga.

La batería es el elemento responsable de guardar la energía que necesita el coche para arrancar y hace que el resto de sistemas eléctricos funcionen. Como hemos indicado, las averías eléctricas son las que más se producen en invierno y dentro de ellas, las relacionadas con la batería se encuentran en primer lugar.

Notarás que la batería no está en buenas condiciones cuando comience a dar problemas para arrancar, sobre todo en frío. Por supuesto, la mejor opción es comprar su carga en un taller. Si está en mal estado, la mejor opción es cambiarla por una nueva.

También puedes comprobar la batería con un medidor de carga (se enchufa al vehículo y te indica la carga de la batería), comprobando su estado físico o mirando el testigo de carga que ya incluyen muchas baterías (conocido como ‘power check', un testigo que indica en color la carga que le queda).

Los calentadores también suelen dar problemas en los vehículos diésel, ya que es necesario un mayor esfuerzo por su parte. Igualmente, se suelen ver afectados los alternadores y sus escobillas (los alternadores mantienen la batería cargada durante su funcionamiento y, por ello, también deben trabajar más con el frío) y los motores de arranque.

Para evitar todas estas averías propias del invierno, se recomienda revisar el vehículo con frecuencia, especialmente en los momentos con condiciones climatológicas adversas o cuando se vaya a realizar un viaje de largo recorrido.

Hay elementos que podemos revisar nosotros mismos, como pueden ser lo neumáticos o el estado de los líquidos, tal y como abordamos en el artículo ‘¿Qué revisiones del coche puedo hacer yo mismo?’. Sin embargo, hay otros sistemas que sólo pueden ser revisados por especialistas, por lo que es necesario acudir a un taller para su completa revisión y mantenimiento.