¿Qué no debo hacer nunca si conduzco con niebla?

¿Qué no debo hacer nunca si conduzco con niebla? ¿Qué no debo hacer nunca si conduzco con niebla?

Con la llegada del invierno y, sobre todo, si conducimos por zonas de puertos, podemos encontrarnos con bancos de niebla que pueden suponer un grave problema si cometemos errores como no aumentar la precaución o no poner las luces adecuadas. A continuación, enumeramos aquello que no debemos hacer al volante en estas circunstancias de niebla densa.

En los días de niebla, puede ser un gran error cometer las siguientes imprudencias:

  • No aumentar la precaución en la conducción. Sin duda, es lo primero que debemos hacer, incrementar nuestra concentración al volante y ser especialmente precavidos.
  • No llevar las luces antiniebla en los casos extremos. Con niebla debemos usar la luz de posición y de cruce. La antiniebla delantera es opcional. La antiniebla trasera es obligatoria en condiciones de niebla intensa. Lo abordamos en el artículo ‘Recuerda utilizar los faros antiniebla sólo cuando es necesario’ y en ‘¿Qué alumbrado debo utilizar con lluvia o niebla?’.
  • Encender las luces largas. Encender las luces de carretera puede ser un gran error en los momentos de niebla, ya que se reflejará y nos dificultará la visión, tanto a nosotros como al resto de conductores.
  • Velocidad. Por supuesto, desde el momento en que la conducción se hace algo más difícil, debemos reducir la velocidad hasta que podamos conducir con seguridad. Si reducimos la velocidad, tendremos más tiempo para ver lo que está a nuestro alrededor y reaccionar a tiempo.
  • Altura de las luces. Todas las luces deben estar bien reguladas en altura para no molestar al resto de conductores.
  • Limpiaparabrisas defectuoso. La niebla suele humedecer los cristales. Por ello es importante que el limpiaparabrisas funcione correctamente, así como la climatización y el aire para evitar que los cristales se empañen. Dirige el aire caliente seco (calefacción) hacia los cristales.
  • Estacionar o parar en la carretera o en el arcén. Ante la escasa visibilidad, un gran error puede ser parar en el arcén o detenernos. Recuerda que los conductores no ven, muchos de ellos se pueden poner nerviosos, tienen dificultad para seguir por los carriles o pueden no ver puntos de referencia como señales o árboles. Lo mejor es seguir la marcha de manera tranquila y responsable. 
  • No mantener la distancia de seguridad adecuada. Un error común en los momentos de niebla es pegarse demasiado al vehículo de delante. Es importancia que mantengamos la distancia de seguridad ante posibles imprevistos. Por supuesto que nos podemos guiar por él pero siempre con una distancia mínima de seguridad y con precaución. La mejor opción es hacer uso del alumbrado correctamente, coger objetos de referencia y seguir las marcas de la vía.