Consejos para viajar en Semana Santa

Consejos para viajar en Semana Santa Consejos para viajar en Semana Santa

Tres son los factores que intervienen en la seguridad vial, el conductor, el vehículo y el estado de la vía, pero todo depende del conductor y este debe de estar preparado a la hora de conducir. Unos buenos consejos para viajar durante la semana santa hacen más segura la carretera y así podremos evitar sorpresas.

La Confederación Nacional de Autoescuelas publicó en abril de 2012 una guía titulada: “Consejos para una semana santa más segura”. Vamos a fijarnos en las recomendaciones que dicha asociación hacen sobre el conductor, que nos parecen imprescindibles, y que todo conductor debe de tener presente cuando se hace con los mandos de un vehículo en cualquier viaje.

  • No inicies el viaje sin comprobar el vehículo y estar seguro que todo está bajo control. En especial se debe de comprobar la colocación de la carga, el estado del vehículo (especialmente la presión de los neumáticos), la documentación, etc. Asegúrate de que todos los ocupantes lleven puesto correctamente el cinturón de seguridad.
  • Evita comer abundantemente antes de conducir; es mejor que elijas comidas que no sean pesadas o deja pasar un tiempo antes de comer. No debes de tomar nada de alcohol, aunque sea en pequeñas cantidades éste afecta a las capacidades del conductor, su efecto desinhibidor hace que nos atrevamos a hacer cualquier cosa, lo que cuál resulta muy peligroso.
  • Si tomas medicamentos es imprescindible que siempre sea bajo control médico; asegúrate leyendo el prospecto que no tenga efectos negativos sobre la conducción, somnolencia, mareos, vértigo, etc.
  • Debes de tener una buena posición al conducir, colocando correctamente tu asiento, sin reclinarlo demasiado el respaldo hacia atrás, que provocaría que no funcionara bien el pretensor y el cinturón de seguridad.
  • No conduzcas más de dos o tres horas seguidas, descansa. Lo recomendable es que cada dos horas se descanse 20 minutos, bajándose del coche y estirando las piernas.
  • Debes de minimizar el efecto de distraerte al volante, no programes el GPS, encender un cigarro, fumar, buscar emisora de radio, apaga en móvil mientras conduzcas.
  • No tienes la misma agudeza visual de noche que de día, baja tu velocidad media y aumenta la distancia de seguridad si conduces de noche.

La guía señala que “eres humano”, por muy buen conductor que te consideres, te afectarán los mismos riesgos y situaciones que al resto.