El Factor Humano en la prevención de accidentes de tráfico con relación laboral

El Factor Humano en la prevención de accidentes de tráfico con relación laboral El Factor Humano en la prevención de accidentes de tráfico con relación laboral

El Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo como organismo autónomo de la Consejería de Empleo, Mujer e Inmigración de la Comunidad de Madrid, presentó la “Guía para la prevención de accidentes de tráfico con relación laboral” en el marco del III Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales de la Comunidad de Madrid 2008-2011, dónde el sector de Transporte es considerado de especial atención.

En la misma nos informan de los principales factores de peligro asociados al factor humano en el entorno laboral son:

  • En estado de la salud: Determinadas enfermedades suponen un riesgo para la seguridad en el tráfico. Para obtener el carnet de conducir es necesario reunir unas condiciones psicofísicas necesarias para conducir con seguridad, y deben mantenerse mientras se siga siendo portador del mismo.

    Es responsabilidad del empresario el realizar la vigilancia médica periódica a los trabajadores en función de los riesgos inherentes al trabajo, con su consentimiento o previo informe de los representantes de los trabajadores. La vigilancia de la salud del trabajador permite registrar los cambios en las condiciones psicofísicas y valorar las condiciones que supongan un riesgo.
  • La fatiga: La aparición de la fatiga durante la conducción provoca principalmente una falta de la concentración, aumentando los tiempos de reacción y consiguiendo que se produzcan errores, con terribles consecuencias, en la estimación de distancias y velocidades.

    Los principales síntomas de la fatiga son: picor de ojos, cansancio cervical. Las jornadas laborales demasiado largas son peligrosas para conducir con seguridad, la fatiga aparece al final de la jornada.

    La fatiga puede prevenirse adoptando una postura adecuada al volante, también, trabajando con anticipación para evitar posteriores prisas; respetando el horario mínimo de descanso; y en viajes largos cada dos horas o 200 km, parar, hacer estiramientos e hidratarse con agua, zumos o refrescos.
  • El sueño: Causa numerosos accidentes de circulación, la somnolencia excesiva es una grave causa interna de distracción en la conducción y está asociada a un 10% de la población adulta.
    Influye sobre la percepción, capacidad de reacción, disminuyendo nuestra agudeza visual y trastornando el estado de ánimo.

    El sueño puede prevenirse descansando las horas necesarias; en largos trayectos mejor parar ante cualquier evidencia de somnolencia y descansar, lavarse la cara, andar y hacer estiramientos, tomar bebidas refrescantes con cafeína o café. Es fundamental no coger el volante si no se ha descansado adecuadamente.