El factor humano en la Seguridad Vial

El factor humano en la Seguridad Vial El factor humano en la Seguridad Vial

Cuando ocurre un accidente de tráfico se dice que “El Factor Humano” es el primer factor que interviene, debido sin duda alguna, al ser la persona la que toma las decisiones sobre el movimiento del vehículo. Al mismo tiempo, es el hombre el responsable de comprarse o no un coche, decidir conducirlo, cuándo llevarlo a revisión, e incluso desplazarse con el mismo o coger el autobús, tren o avión.

El Área de Formación y Comportamiento de Conductores de la Dirección General de Tráfico, elabora la guía Pedagogía Aplicada a la Conducción, y uno de los temas versa sobre el significado del “Factor Humano” en la Seguridad Vial.

Pocas cosas no son “Factor Humano”, pero la forma de percibir nuestra responsabilidad depende de varios factores. En parte se trata de una cuestión de estadística, y cuando un suceso es estadísticamente raro, es fácil catalogarlo de accidente aunque existe la consideración de evitabilidad, es decir, si algo puede evitarse incurrimos en cierta responsabilidad si no ponemos los medios preventivos para hacerlo.

Si está a punto de salir de viaje y se aproxima una tormenta, usted sabe que bajo condiciones atmosféricas adversas es más peligroso circular, y así lo confirman las estadísticas. Usted no puede impedir que caiga la tormenta, pero puede tomar otras decisiones: aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad, o estar más atento. También puede informarse del parte meteorológico y decir salir en otro momento más propicio o elegir otro modo de transporte.

Cuando hablamos de factores humanos realmente debería hablarse de “Factor Conductor” o “Factor Usuario”, dado que no todas las personas tienen iguales los procesos psicológicos básicos como son la atención, la percepción o la memoria; y quiere decir que el comportamiento de los usuarios es la causa más directa a los accidentes de tráfico.

Para mejorar el funcionamiento del sistema Hombre-Vehículo-Via, no basta con actuar sobre el vehículo o sobre las carreteras, sino que uno de los principales elementos de actuación es el elemento humano. La aptitud de conducir es fruto del aprendizaje, es decir un proceso complejo que abarca un periodo de tiempo largo.

Los objetivos fundamentales, que el médico de atención primaria debe de conocer en el proceso de aprendizaje de conducir son:

  • Lograr en los individuos un mínimo nivel de autonomía vial que garantice unas cotas básicas de seguridad.
  • Desarrollar en los individuos la capacidad de autodesarrollo, potenciando el aprendizaje futuro, después de la obtención del permiso de circulación.

Es pues imprescindible que los médicos de atención primaria conozcan la importancia del “Factor Humano”, tanto de los causas motivacionales que determinan modelos de comportamiento, como de la importancia de la interacción social en dichos comportamientos.