Fibromialgia y conducción de vehículos

Fibromialgia y conducción de vehículos Fibromialgia y conducción de vehículos

Un reciente estudio científico publicado en la revista “Reumatology International”, demuestra que los trabajos sedentarios empeoran los síntomas de la fibromialgia al tener una peor condición neuromuscular. La fibromialgia afecta sobre todo a las mujeres, y es una enfermedad que implica dolores crónicos de músculos, fatiga intensa, alteraciones del sueño, rigidez en las articulaciones, trastornos cognitivos y diferentes cuadros de ansiedad y depresión.

Este estudio llevado a cabo por el Departamento de Psicología de la Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), explica como las actividades que implican un escaso esfuerzo físico o sedentarias, como por ejemplo, el trabajo de oficina, conducir un vehículo o atender un comercio pueden resultar perjudiciales para los pacientes de fibromialgia. Por el contrario, dicho estudio afirma que trabajar puede resultar beneficioso para los pacientes de fibromialgia siempre y cuando la tarea se ajuste a la capacidad funcional del enfermo.

Como explica el profesor y autor del estudio, Miguel Ángel Vallejo, catedrático de Psicología Clínica de la UNED, “el trabajo es, en muchos casos, el principal ámbito de desarrollo personal y social, por lo que su retirada supone una pérdida muy relevante para la persona”. La razón que obedece a que trabajar sea beneficioso para el paciente con fibromialgia es que mejora su condición neuromuscular, en palabras del Dr. Vallejo: “es negativo reducir e incluso anular prácticamente la actividad (…) puesto que deja de sentirse útil”.

El estudio ha sido llevado a cabo en colaboración con el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, del Hospital General Universitario de Alicante y la compañía farmacéutica Pfizer, con la colaboración de 301 pacientes (291 mujeres y 10 hombres) y que llevaban 10 años o más diagnosticados por fibromialgia. De los 301 participantes, 171 se encontraban en activo, de los que un 32,8% trabajaba de forma regular; mientras el 67,8% había sufrido una invalidez temporal laboral durante los últimos 12 meses.

De los 101 pacientes que no trabajaban, el 66,9% dejó el empleo debido a una sintomatología asociada a la enfermedad, lo que supone para el Dr. Vallejo que “la persona con fibromialgia se encuentra estigmatizada socialmente. Y es que, dado que se trata de una enfermedad con causa desconocida, incluso algunos médicos cuestionan su existencia”.


Bibliografía:

  • J. Rivera, J. Esteve-Vives, M. A. Vallejo, J. Rejas, Grupo ICAF. “Factors associated with temporary work disability in patients with fibromialgia”, Rheumatology International, 31 (11), november 2001, págs. 1471-1477.