Los hombros en la conducción

Lesiones articulares

Los hombros en la conducción. Lesiones articulares Los hombros en la conducción. Lesiones articulares

Conducir es una acción que requiere de nuestra concentración y habilidad para dirigir el vehículo correctamente. En la conducción participan diferentes partes de nuestro cuerpo de las que muchas veces no somos conscientes, como lo pies, los brazos, las manos, los dedos, la espalda, el cuello, los hombros, las rodillas, los ojos, entre otros.

Una frase popular afirma que “nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde”, en este post no vamos a hablar de temas amorosos, pero si de perder algo. Concretamente vamos a hablar de una manera de perder movilidad en una parte de nuestro cuerpo involucrada en la conducción, de la cual ni siquiera éramos conscientes, hasta que la “perdemos”: los hombros.

Los hombros en la conducción

El hombro es la extremidad superior que permite mantener la tensión en nuestros brazos para poder dirigir correctamente el volante del coche. La articulación del hombro ayuda a mover la mano de diversas formas y en diferentes direcciones.

Sufrir una lesión articular en las extremidades superiores conlleva pérdida de movilidad y dolores que imposibilitan la conducción en numerosos casos, y se puede ocasionar de mil formas, con un mal movimiento o un mal golpe, en una caída repentina o debido a una acción de una fuerza excesiva.

Hombros, brazos y cuello son partes muy móviles, y participan continuamente en movimientos que con frecuencia, se acompañan de carga o deben ejercerse con precisión, para lo que la movilidad y ausencia de dolor, es importante. Los procesos más relacionados con dolor de hombro, brazo, o cuello, son los inflamatorios, degenerativos y de estrés mecánico como sinovitis, artritis de cuello, hombro y acromioclavicular. También, bursitis como la subacromial, tendinitis como la epicondilitis del codo o el síndrome del supraespinoso, capsulitis, fibromialgia y trastornos vasculares.

El envejecimiento también es un factor a tener en cuenta, pues conlleva un desgaste general y ruptura de los huesos del hombro y los músculos, dando lugar a lesión en el hombro natural.

Por qué me duele el hombro…

Se pueden sufrir dolores en los hombros por diferentes causas, y a veces no se identifica el momento en el que se produjo la lesión.

  • Dolor por estrés, hay tensión muscular. Al conducir produce molestias y dolor, disminuyendo la concentración.
  • Las lesiones de la cofia de los rotadores si se hacen crónicas, afectan a las estructuras vecinas y las comprometen, pudiendo producir finalmente un hombro rígido.
  • La artrosis del hombro es frecuente en las articulaciones inestables que se han sobrecargado. Si el dolor incapacita, requiere cirugía.
  • La luxación senil del hombro cursa con gran dolor e impotencia funcional. El tratamiento es la fisioterapia y la corrección postural.

¿Se puede conducir con un hombro lastimado, doloroso o con molestias?

Desde Médicos por la Seguridad Vial ofrecemos 5 recomendaciones para conducir seguro, en caso de que padecer alguna lesión o dolor en el hombro:

  • El vehículo debe tener un asiento alto, cómodo, con el respaldo recto y un buen apoyo del salvacuellos.
  • Al asiento debe ajustarse la distancia al volante, así como, los espejos retrovisores, para evitar los movimientos forzados del hombro y el cuello.
  • Pregunta a tu médico: El dolor y las limitaciones neurológicas o de los movimientos, harán que el médico pueda desaconsejar la conducción.
  • Los medicamentos utilizados en el tratamiento sintomático de estos cuadros clínicos, tienen con frecuencia efecto sedante, como es el caso de las benzodiacepinas y los tranquilizantes mayores.
  • Mientras el paciente se encuentre con dolor, pérdida de fuerza y alteraciones sensitivas, no puede conducir.

Bibliografía: