Síndrome del Túnel Carpiano y conducción

Síndrome del Túnel Carpiano y conducción Síndrome del Túnel Carpiano y conducción

El túnel del carpo es un espacio anatómico localizado en la muñeca y delimitado por los huesos del carpo en la parte inferior y en la superior una banda fibrosa que recubre el paso de los tendones, nervios, arterias y venas. Esta banda fibrosa que la recubre puede engrosarse debido a múltiples causas produciendo como resultado el atrapamiento de todo lo que envuelve; generalmente la estructura que sufre más afectación es el nervio mediano, de ahí que a veces, además de Síndrome del Túnel Carpiano, se denomine también Síndrome del Mediano.

Etiología. Posibles causas y colectivos más afectados

Generalmente suele deberse a una suma de diversos factores, casi nunca responde a una causa subyacente únicamente, entre estos factores que lo provocan podemos destacar:

  • Enfermedades como diabetes, hipotiroidismo, gota, psoriasis, artritis, etc.
  • Movimientos manuales repetitivos acompañado de posiciones incomodas en la mano.
  • Sobrepeso.
  • Alcoholismo.
  • Fracturas de huesos.
  • Afectación en los tejidos blandos debido a una articulación o hueso posicionado incorrecta o anormalmente produciendo tensión en los mismos.

El Síndrome del Túnel Carpiano es una lesión muy conocida y frecuente en diversos ámbitos laborales, llegando a estar incluida dentro de las enfermedades profesionales y llegando a ocupar una de las más frecuentes.

Afecta a un número elevado de pacientes que realizan una actividad laboral determinada como por ejemplo secretario/a mecanografía, personal de cuidados sanitarios, trabajadores industriales, servicio doméstico, conductores de maquinaria pesada, trabajadores de la construcción, etc.

El inicio de los síntomas suele ser nocturno, el paciente describe las molestias como hormigueo, entumecimiento y acorchamiento de la mano, siendo los dedos medio, y sus colaterales los más afectados, territorio de inervación del mediano, irradiado hasta antebrazo y codo, llegando incluso a provocar dolor.

Con posterioridad si no se trata aparecerá debilidad y atrofia del paquete muscular inervado por este nervio, así como torpeza a la hora de manipular objetos, momento en el que cobra importancia la conducción, pues si no tenemos una mano ágil y funcional a la hora de maniobrar con el coche el paciente se va a encontrar más limitado.

Diagnóstico y tratamiento

Durante el examen físico, el médico puede encontrar:

  • Entumecimiento de la palma de la mano, del dedo medio dedo índice y cara palmar del dedo anular.
  • Debilidad al agarre y prensión de la mano.
  • Dar golpes sobre la muñeca por el territorio de paso del medial puede desencadenar el dolor.
  • Doblar la muñeca durante 1 minuto en posición forzada puede desencadenar la sintomatología.
  • Posteriormente, el clínico se orientara con otras pruebas diagnósticas como radiografías, y sobre todo un electromiograma que nos orientará acerca de la conducción de este nervio.

En cuanto al tratamiento el médico le puede aconsejar:

  • Usar una férula por la noche para descansar y, a veces, se puede prolongar el uso hasta durante el día.
  • Uso de baños de contraste frío y calor durante 4 veces al día.
  • Utilizar distintos dispositivos en el trabajo que le faciliten una posición lo más ergonómica posible.
  • Uso de medicamentos del tipo de antiinflamatorios, las inyecciones de corticosteroides pueden aliviar la sintomatología.
  • La terapia física con ultrasonidos y masajes en la zona afecta mejora y disminuye el dolor, favoreciendo la movilidad.
  • En otras ocasiones es necesario recurrir a la cirugía para liberar el nervio, la recuperación suele ser tardía, durando hasta meses. Tras la cirugía, se debe colocar un vendaje en la muñeca y en la mano en alto con un cabestrillo.

Consejos al Conductor con síndrome del Túnel Carpiano

  • Si usted es conductor habitual lo primero que le debemos decir es que es muy importante EVITAR que se le produzca un Síndrome del Carpo y para ello le recomendamos que evite aquellas posiciones que le favorecen la aparición de los síntomas antes descritos como hormigueo, entumecimiento y acorchamiento de la mano.
  • Ponga atención ante cualquier síntoma que se halle en correlación con la sintomatología para evitar pasar a males mayores, pues una prevención a tiempo puede evitar grandes complicaciones.
  • Si nota debilidad o dolor con ciertas posturas, evite al extremo su realización, y si usted nota mermada su capacidad al volante para movilizarlo, le aconsejamos que no conduzca, pues así podrá evitar problemas posteriores. En ocasiones puede ser muy dificultoso maniobrar con el volante.
  • Si usted ha sido intervenido, se le ruega que cumpla los tiempos estipulados por su médico para la incorporación a sus tareas habituales y no conduzca hasta que haya sido totalmente restablecida la funcionalidad articular.
  • Si además pertenece a grupos de riesgo profesional, sobre todo los relacionados con la conducción de vehículos, preste mucha atención a los primeros síntomas y comuníquelo a su médico lo ante posible. Cuidar su salud es fundamental para todos los que circulamos por la carretera, máxime para los que desarrollan en ella su trabajo.