Urticaria por exposición a la oruga procesionaria del pino

Urticaria por exposición a la oruga procesionaria del pino Urticaria por exposición a la oruga procesionaria del pino

Sexo y edad del paciente

Varón 26 años, sin antecedentes relacionados con el motivo de la consulta ni tratamientos que comentar salvo haber tomado ebastina pensando en una reacción alérgica.

Sintomatología

El paciente acude por múltiples picaduras de insectos altamente pruriginosas de 12 días de evolución con remisión muy tórpida.

Comenta objetivar picaduras en todo el tronco y extremidades tras haber estado montando la bici en los pinares en la región de Valencia. Todos sus amigos participantes del ejercicio presentan las mismas lesiones y nadie se había dado cuenta del daño sufrido durante la carrera. Pasados 8 días, el paciente continua con prurito intenso, sensación distérmica, sequedad bucal, somnolencia (afirma estar en tto con ebastina) y las lesiones cutáneas con gran componente inflamatorio, algunas evolucionadas en hematomas.

Exploración física

FC: 63 lpm TA: 115/63 mmHg Tª 36,0º. Buen estado general. Por órganos y sistemas sin alteraciones.

Piel: múltiples lesiones compatibles con picaduras de insecto (hasta 100) diseminadas por todo el tronco y extremidades respetando la cara, palmas y plantas de los pies, polimorfas-algunas con un fondo inflamatorio eritematoso, otros con la base endurada y otras en resolución formando hematomas discoidales.

Analítica sanguínea rigurosamente normal.

Diagnóstico

El caso es muy simple y su diagnóstico no presenta ningún misterio (quizás excepto la definición exacta de la especie del insecto culpable), pero la clínica de este mal es realmente molesta y nadie está exento de padecerlo.

Las orugas, las formas adolescentes de las polillas y mariposas y de la oruga procesionaria del pino, son la forma larvaria del lepidóptero nocturno Thaumetopoea pityocampa. Supone una plaga forestal en los países mediterráneos y se está expandiendo hacia el norte de Europa por el calentamiento global. En 2010 en la región de Huesca en una fiesta en torno a 100 personas sufrieron las consecuencias del contacto con este animal, por lo que hemos considerado útil comentar la naturaleza y los síntomas de esta enfermedad y las medidas básicas de su tratamiento.

Durante sus tres últimos estadios larvarios las orugas presentan unos pelos punzantes de pequeño tamaño que usan como un método de protección contra los depredadores. Estos pelos se desprenden con facilidad y pueden ser transportados por el viento. A veces las fibras de las orugas contienen toxinas que liberan cuando penetran en la piel y pueden producir distintas patologías, entre las que destaca la afectación cutánea que se manifiesta fundamentalmente como urticaria de contacto y dermatitis papulosa. También son capaces de clavarse e irritar la mucosa conjuntival y de penetrar en la vía respiratoria produciendo manifestaciones a este nivel. En los últimos años se han descrito varios casos de reacciones anafilácticas por este insecto.

Los mecanismos patogénicos implicados incluyen el mecánico o irritativo y el alérgico por hipersensibilidad mediada por IgE, donde las reacciones son inmediatas, repetidas y progresivamente más graves.

Recibir el ataque de una oruga y ser picado puede ser muy doloroso, dependiendo de la especie. Por suerte, esta lesión generalmente no es grave en la mayoría de personas, pero el dolor y el escozor deben tratarse con prontitud y, si tienes algún problema de alergia, es sensato prestar especial atención a tus reacciones.

Síntomas y actuación ante picadura de oruga

  1. Aprende los tipos de reacciones posibles para una picadura de oruga:
    • Dermatitis: picazón y dermatitis por contacto, ampollas, ronchas, pequeñas protuberancias rojas, dolor.
    • Conjuntivitis aguda, en caso de que los pelos penetren en los ojos.
    • Lepidopterismo: urticaria (sarpullido que produce picazón o urticaria), inflamación en las vías respiratorias altas, náuseas, vómitos, dolor de cabeza y broncoespasmo.
    • El contacto con la oruga asiática Dendrolimus pini puede provocar sarpullido con comezón e incluso causar formas de artritis (poliartritis, policondritis u osteoartritis crónica).
    • El sangrado e insuficiencia renal puede producirse después de entrar en contacto con la oruga Lonomia sudamericana. El contacto con esta oruga puede ser peligroso, incluso fatal, si se produce en grandes cantidades (como recoger vegetación donde se encuentran muchas de ellas). Esta oruga se encuentra en Brasil y existe un antídoto.
  2. Tranquiliza a la víctima de la picadura. Es más fácil y menos estresante tratar una picadura si estás calmado. Además, el veneno tiende a desplazarse más rápido cuando el paciente se mueve. Entiende que la mayoría de picaduras de orugas en América del Norte y Europa, si bien son dolorosas, son benignas. Las muertes por picaduras de orugas son raras.
  3. Retira a la oruga si aún se encuentra en el cuerpo. Utiliza fórceps o pinzas, pero no lo hagas con las manos desnudas.
  4. Coloca el celo (cinta adhesiva Scotch, cinta de celofán o cinta americana) sobre el lugar de la picadura. Pégala y quítala repetidas veces. Hacerlo quitará las espinas, pelos y toxinas. Sin embargo, cada vez que coloques la cinta, utiliza una nueva para no poner más pelos en la picadura.
  5. Lava el área lesionada con agua y jabón. Retira toda la ropa contaminada y lávala con agua caliente.
  6. Una bolsa con hielo o comida congelada también sirve muy bien. Aplica una compresa fría en el área de la picadura después de lavarla. Cuando la sensación punzante se haya reducido (después de 15 o 20 minutos), aplica una mezcla de bicarbonato de sodio y agua.
    • Aplica un anestésico tópico, si tienes acceso a uno.
    • Los calmantes como el Paracetamol o Nolotil pueden ser útiles.
    • Puedes reducir la inflamación al elevar el área de la picadura.
    • Si es necesario, puedes aplicar nuevamente la compresa fría cada hora por 15 o 20 minutos durante las siguientes horas.
    • Puedes usar un paño húmedo como sustituto adecuado para una compresa fría.
  7. Vigila la picadura. Busca supuración, sarpullido, inflamación o cambio de coloración; en caso de que los síntomas no mejoren, busca atención médica. (Si el paciente sufre de asma, fiebre del heno u otras alergias o si surgen síntomas de alergia, visita a un médico inmediatamente).
  8. Documenta la oruga que te picó. Esto puede ser importante después si observas síntomas nuevos o peores. Si no tienes una cámara a la mano, anota rápidamente las características (color, longitud relativa, textura, cantidad aproximada y textura de las espinas). Las orugas de las que hay que cuidarse son:
    • La oruga de pus (Megalopyge opercularis): este es considerado el tipo más peligroso de orugas en los Estados Unidos y América Central. Se trata de la forma larvaria de la polilla de franela y se encuentra en zonas desde Maryland hasta México. Mientras más grande sea la oruga, peor será su efecto. Por lo general, se encuentran en varios árboles y arbustos, entre ellos el olmo, el arce, el almez, el roble, el sicómoro, etc. Tienes más probabilidades de encontrártelas en periodos de junio a setiembre. Todos los pacientes sentirán dolor al recibir una picadura de esta oruga, mientras que de uno a tres experimentarán dolores de cabeza, espasmos musculares, dificultades respiratorias y convulsiones.
    • Oruga “Stinging Rose” (rosa picadora): a menudo se encuentra en los arbustos y ramas bajas de árboles de cercis, de roble, de pacana, de arrayán, de cerezo silvestre y de sicómoro.[18]
    • Oruga “Saddleback Caterpillar” (silla de montar): si esta oruga te pica, se producirá una irritación severa. A menudo se encuentra en árboles de hojas caducas (p.ej. castaño, cerezo, roble, tilo y ciruelo) y a veces en el maíz.
    • Oruga Euclea delphinii: esta oruga a menudo se encuentra en el roble, en la haya, en el castaño, el sauce, el peral, el arrayán, el oxidendro, el cerezo silvestre y otros árboles.
    • Oruga de la polilla “Buck” (Hemileuca maia): esta oruga tiene espinas venenosas y se encuentra en robles y sauces, generalmente en primavera hasta mediados del verano.
    • Oruga de la polilla Io: esta oruga tiene espinas venenosas. Y se encuentra en muchas plantas, entre ellas el maíz, las rosas, el sauce, el tilo, el olmo, el roble, el algarrobo, el manzano, la haya, el fresno, la grosella y el trébol, normalmente en primavera hasta mediados del verano.
    • Oruga de la polilla Phobetron pithecium (Hag Moth): esta oruga se asemeja a una hoja seca y, por lo general, se encuentra en las ramas bajas de los árboles y arbustos, entre ellos el roble, el castaño, el cornejo, el sasafrás y el fresno.
    • Oruga “Spitfire” (escupefuego) (Australia): esta oruga puede lanzar un líquido así como causar dermatitis por contacto si los pelos ingresan en la piel y se quiebran.

Consejos de actuación y prevención ante picaduras de oruga

  • Es posible tener una reacción alérgica a las picaduras de oruga y algunos de estos insectos tienen un veneno particularmente potente. Busca síntomas como hinchazón del rostro, garganta o lengua, decoloración de la boca, dificultades respiratorias o un sarpullido que se propague rápido. Ellos pueden indicar una reacción grave y requieren atención médica inmediata.
  • Nunca dejes que las mascotas o niños jueguen con criaturas desconocidas, incluso con una tan pequeña como una oruga. Enséñales a los niños a evitar las orugas espinosas y de colores brillantes, ya que esas características a menudo son un código natural que indica veneno.
  • Incluso las orugas que no pican pueden ser dañinas para tu patio. Busca los nidos de color blanco y cubiertos de seda ubicados en los árboles. Algunas orugas como las del género Thyridopteryx ephemeraeformis” o la polilla gitana asiática son parásitos y pueden matar a los árboles.
  • Supuestamente, los antihistamínicos no son útiles con las picaduras de oruga.
  • Cosas que puedes necesitar para tratar las picaduras de oruga: 
    • Cinta (cinta americana, cinta adhesiva Scotch, cinta de celofán) o una cáscara facial comercial.
    • Mezcla de bicarbonato de sodio y agua.
    • Compresa fría o comida congelada (cualquier cosa fría o congelada debe servir).
    • Agua limpia y jabón.
    • Calmantes.

Consejos de seguridad vial

  • La picadura de oruga, como decimos, puede provocar picores y dolor. Hay que advertir que se tenga cuidado si se conduce por estas molestias, ya que afectarán a la concentración del conductor.
  • En caso de tomar algún calmante o antihistamínico, se deben observar las medidas habituales con estos fármacos, atención a la somnolencia y lentitud de reflejos que pueden provocar.

Bibliografía: