Caída al bajar el escalón de una acera

CASO

Hace un año que tengo una BMW K1600GTL. Es la primera vez que tengo una moto tan grande y tan pesada, pero sus posibilidades para viajar cómodo y con todo lujo de detalles hicieron que me la comprara con gran ilusión.

Normalmente la utilizo para hacer viajes por toda España y por Europa ya que para la ciudad tengo un scooter mucho más manejable. Sin embargo, un día tuve que utilizar la BMW y la aparqué sobre una acera (en mi ciudad está permitido bajo unas condiciones).

El problema vino cuando quise volver a la calzada para volver a casa. Al bajar el escalón, perdí el control de la moto y no pude evitar la caída. A pesar de que agarré bien el manillar, el peso hizo que cayera al suelo.

Por suerte, sólo me hice unos rasguños y la moto cuenta con protecciones, pero el golpe fue muy fuerte y tendrá que pasar por el taller para arreglar algunos desperfectos.

Segunda oportunidad:

¿Cómo podemos evitar esta caída? Hay que decir que una moto como la que tiene nuestro protagonista es muy pesada y por muy fuertes que estemos, es difícil evitar que caigan al suelo sus casi 350 kg de peso cuando perdemos el control.

Un momento crítico puede ser el que propició esta caída al bajar un escalón, no por su gran velocidad, pero sí peligrosa por las lesiones que puede producir.

Considera una serie de consejos:

  • Zonas rebajadas: En primer lugar, con una moto (sobre todo cuando es de grandes dimensiones y peso), hay que intentar evitar los escalones y buscar las zonas rebajadas para salir a la calzada (vados, pasos de peatones...). En parado, es difícil equilibrar una masa tan alta.
  • En perpendicular: Si no queda más remedio que superar un escalón, en primer lugar intenta bajar el escalón en perpendicular a la acera. De esta manera, la moto se apoya de manera equilibrada en la rueda delantera sin tender a caer hacia uno de sus laterales.
    Mantente sentado y posa los dos pies en el suelo para equilibrar la moto y mantenerla recta. Utiliza el freno delantero para dejar caer suavemente la moto hasta la calzada.
  • En diagonal: Si por circunstancias tenemos que bajar la moto de la acera en diagonal y no en perpendicular, acerca la moto hasta el borde del escalón. En ese momento crítico, gira el manillar para que la rueda delantera quede perpendicular a la acera. Deja caer suavemente la moto, pero es recomendable caer con cierta inercia para salir con la moto en movimiento y evitar que la moto pueda desequilibrarse hacia un lateral.
  • Utilización del freno: En esta maniobra es necesario que mantengamos los dos pies en el suelo, por lo que hay que utilizar el freno delantero para controlar que la moto no caiga de golpe y haciendo la presión necesaria en la maneta para este cometido.
  • En caso de caída: Normalmente, sabemos con cierta rapidez que la moto se nos está cayendo. En ese momento, debemos reaccionar rápido y saber que va a ser casi imposible retener la moto y evitar que caiga. Lo mejor es que dejemos que caiga, soltemos el manillar (para no irnos al suelo con la moto) y saltemos a un lado para que la moto no nos golpee o nos atrape debajo. Es mejor lamentar unos roces en la moto que no unas lesiones en piernas o brazos que pueden ser de cierta gravedad para una caída que puede parecer un poco tonta.