Conducción nocturna: Precauciones en moto

Conducción nocturna: Precauciones en moto

El riesgo de sufrir un accidente en horas nocturnas se duplica respecto a las de tenerlo por el día, según datos de la DGT. Por eso es muy importante extremar las precauciones en esos momentos de visibilidad reducida.


Para ello, toma nota de estos consejos que te ayudarán a circular en moto por la noche de forma mucho más segura:

  1. Revisar las luces de la moto: Muchas veces nos despistamos y no nos damos cuenta de que las luces de nuestra moto no funcionan o lo hacen de manera inadecuada. Luces de posición, de cruce y largas deben funcionar y estar correctamente niveladas. No nos olvidemos tampoco de los intermitentes, la luz de freno y la de la matrícula.
  2. No a las viseras ahumadas: Las viseras ahumadas, siempre que estén homologadas, son muy útiles para protegerte de los reflejos y la incidencia del sol. Sin embargo, al llegar la noche, nos impide ver con claridad y es muy peligroso. Además, puedes ser multado. Es mejor utilizar una pantalla totalmente transparente.
  3. Equipación reflectante o de colores claros: La moto en sí misma es difícil de ser percibida por el resto de vehículos. Si normalmente ya es recomendable utilizar equipación de colores claros, aún más si circulamos de noche o en condiciones de baja visibilidad. En el mercado existen cascos, chalecos y ropa con colores reflectantes, sin duda la mejor opción para ser visto en la carretera.
  4. Aumenta distancias de seguridad: La baja visibilidad puede provocar que los tiempos de reacción ante imprevistos (frenazos, cambios de carril...) sean mayores. Por tanto, aumenta tu distancia de seguridad con el vehículo de delante.
  5. Pintura de referencia y balizas de la carretera: La propia oscuridad o incluso los deslumbramientos por las luces de los vehículos que vienen de frente hacen que muchas veces no veamos bien el asfalto de la carretera. Una buena práctica es fijarnos en la línea de pintura que delimita el carril de la carretera o las balizas del margen derecho para no perder las referencias.
  6. Aumenta la frecuencia de tus paradas: Por la noche, el cuerpo tiende a relajarse con mayor facilidad y, por tanto, el cansancio y la somnolencia puede aparecer más rápidamente. Descansa lo que sea necesario y acorta los tiempos entre tus paradas.