Conduce tu moto con seguridad en ciudad

Conduce tu moto con seguridad en ciudad

El uso de la moto y el scooter en ciudad tiene unos beneficios innegables. El ahorro de tiempo, la independencia y la descongestión del tráfico son sólo algunos de ellos. Pero a la vez, los usuarios deben tomar ciertas precauciones para circular de la manera más segura ya que, aunque se hace a una velocidad menor, las consecuencias de un accidente pueden seguir siendo muy graves.

A continuación, os vamos a dar unos consejos para circular en moto o scooter por ciudad de la manera más segura:

El casco

Puede parecernos bastante obvio, pero debemos insistir en utilizar el casco en moto. Aunque son cada vez menos, cada año se siguen registrando víctimas y lesionados graves por no llevar casco. Es precisamente en los trayectos cortos de una ciudad donde el usuario se confía más, pero un golpe en la cabeza puede acarrear consecuencias de mucha gravedad. Recuerda utilizar un casco homologado, mejor integral y que sea de tu talla.

Velocidad

Las características de la moto hacen que ésta sea un vehículo muy dinámico y ágil. No por ello debemos creer que podemos correr más que los demás. En ciudad, la velocidad máxima sigue siendo de 50 km/h para las motocicletas (45 km/h para ciclomotores) y, aunque aprovechemos esa agilidad y ser más fluidos en el tráfico urbano, el respeto a los límites de velocidad es primordial. Recuerda tener especial cuidado en las "Zonas 30" (limitadas a 30 km/h) y en las áreas marcadas como zona residencial o cercanas a colegios y parques.

Señalización

Los cambios de carril y de dirección dentro de las ciudades son continuos. Es por eso que debemos advertir al resto de usuarios nuestras intenciones con la mayor antelación posible y de la manera adecuada. El pequeño tamaño de las motos nos obliga a utilizar la luz de cruce, pero no debemos olvidarnos de los intermitentes cuando realicemos cambios de carril y cambios de dirección. No está de más asegurarnos de que el resto de usuarios se ha cerciorado de nuestras intenciones antes de realizar la maniobra.

Equipamiento del motorista

No porque estemos en zona urbana debemos bajar la guardia en la indumentaria que llevamos encima de la moto. A pesar de circular a velocidades menores, las lesiones pueden seguir siendo graves en caso de accidente, por lo que es más que recomendable utilizar el equipamiento adecuado cuando vamos en moto o scooter por ciudad. Además del casco, no te olvides de ponerte guantes, chaqueta, pantalón y calzado adecuado, independientemente de la climatología. Existe ropa específica para cada época del año y diferentes condiciones.

Distancias de seguridad

En la ciudad, hay continuas aceleraciones, frenadas y detenciones. Y todo esto puede ocurrir de forma repentina que, si lo sumamos a las reducidas distancias que se suelen mantener, tenemos como resultado un incidente con casi total probabilidad. Mantén distancia de seguridad con el vehículo que te precede y mira por delante de él para comprobar si las condiciones del tráfico varían con mayor antelación. También respeta las distancias laterales, ya que en los cambios de dirección de otros usuarios muchas veces es difícil que seas visto. Atento a estas maniobras.

Retrovisores

Los espejos retrovisores nos ayudan a vigilar los ángulos que están fuera de nuestro campo de visión. Ajústalos en parado y antes de emprender la marcha. Tanto el izquierdo como el derecho deben proporcionarte una visión de lo que ocurre detrás de ti y parcialmente en los laterales. Esta visión panorámica que se consigue con los dos espejos no es completa, ya que quedan unos puntos ciegos en los que se puede colocar otro vehículo que no vemos. Asegúrate de moverte para ganar más ángulo de visión o incluso gira la cabeza brevemente para comprobar que no tienes ningún vehículo al lado antes de realizar cualquier maniobra.

Obstáculos y trampas

En el asfalto de una ciudad hay más trampas de las que te imaginas. La pintura suele ser muy resbaladiza cuando llueve, por lo que es mejor intentar pisar en el asfalto. Lo mismo ocurre con las tapas de las alcantarillas o las hojas caídas de los árboles. Siempre es mejor evitarlas. Si no es posible, lo adecuado es pasar con la moto a una velocidad constante sin acelerar o frenar y con la moto manteniendo la mayor verticalidad posible. Aunque es más difícil de prevenir, en la medida de los posible evita pasar por zonas del asfalto donde cambie el color (puede haber aceite vertido de otros vehículos). También existen otros obstáculos del mobiliario urbano como postes o barreras de separación de carriles como las 'aletas de tiburón' de los carriles bus que pueden interponerse en nuestro camino si no mantenemos la atención requerida.