Distancia frontal de seguridad

CASO

Soy un usuario habitual de scooter en mi ciudad, Zaragoza. Un día circulaba por una calle con dos carriles con bastante tráfico. Yo estaba detrás de un coche en el carril izquierdo y de repente en un frenazo me choqué con la parte de atrás del coche. Por suerte, no fue un golpe muy fuerte. El frenazo repentino del tráfico hizo que a mí no me diera tiempo a reaccionar y a frenar en la distancia necesaria.

Segunda oportunidad:

Dejando varios metros más de separación y guardando mejor la concentración en lo que estoy haciendo, me habría dado tiempo a frenar con holgura y seguridad. Además, hay que tener en cuenta que el vehículo que venga detrás también tenga tiempo de reaccionar ante esta u otra maniobra por lo que dejando mayor distancia, habría sido aún más positivo.