Puños calefactables, una solución contra el frío

Uno de los mayores inconvenientes que tiene la moto (o encanto, según se mire) es la exposición que el conductor tiene ante las inclemencias del tiempo. En el invierno, el frío extremo hace que muchos dejen la moto en casa, aunque también los hay que se equipan a fondo para no bajarse de la moto por mucho que bajen las temperaturas.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, debes equiparte con ropa térmica, una chaqueta con las capas aislantes correspondientes, pantalón con forros interiores y guantes y botas adecuadas.

Precisamente las manos son una de las partes del cuerpo que más sufren con las bajas temperaturas y a veces a pesar de comprarnos unos guantes muy buenos y que abrigan mucho, sigue siendo insuficiente para protegerlas del frío. Una de las soluciones 'físicas' más eficaces son las manoplas o cubrepuños, que dejan la mano completamente cubierta contra el frío y el viento.

Sin embargo, pueden ser un poco peligrosos a la hora de quitar las manos del manillar y suelen ser bastante antiestéticos. Cada vez son más los modelos de moto que llevan instalados de serie o de manera opcional puños calefactables. Se trata de dispositivos que, utilizando la energía eléctrica de la batería, generan corrientes en el perímetro del puño que generan calor y éste se transmite a la mano del motorista.

Si la marca de la moto no prevé la instalación de puños calefactables en el modelo, existen opciones genéricas en la industria auxiliar para instalarlos por tu cuenta o en un taller. Su instalación requiere cierta manipulación del circuito eléctrico y conocimiento de su funcionamiento, por lo que si no tienes mucha idea, es mejor dejarlo en manos de profesionales.

Suelen incluir un conmutador de encendido y apagado e incluso dos o más posiciones de intensidad de calor.

Puños calefactables, una solución contra el fríoA la hora de instalarlos es recomendable poner un relé de corte en la línea de electricidad que administre el contacto para que fluya energía sólo cuando está el contacto. Con esta medida, evitamos dejar encendidos los puños cuando hemos quitado el contacto y que se nos gaste la batería de la moto.

Ten en cuenta que los puños calefactables suelen ser más anchos. Si tienes las manos pequeñas, te serán más incómodos. Antes, prueba a cogerlos en una tienda para ver cómo te sientes. En el mercado existe una gran variedad de modelos y con diferentes precios, pero sin duda es una interesante solución para hacer frente al frío, sobre todo en viajes y trayectos largos por carretera.