Carreteras convencionales y Seguridad Vial

Ante su plus de peligrosidad, aumenta la atención

Ante su plus de peligrosidad, aumenta la atención Ante su plus de peligrosidad, aumenta la atención

La conducción en carreteras convencionales, es decir, vías que no tienen separación física entre ambos sentidos de circulación, requiere una especial atención. Las intersecciones, los vehículos que circulan en sentido contrario, la convivencia con usuarios vulnerables, como peatones y ciclistas, y los adelantamientos conllevan un plus de peligrosidad.

Pero en estas carreteras no toda la responsabilidad de los siniestros está en la conducción. La falta de mantenimiento y de sistemas de protección en muchos de los tramos, el trazado de las carreteras y la intensidad del tráfico son variables a tener muy en cuenta.

La solución pasa por mejorar su mantenimiento, asegurar la protección para eliminar los tramos de concentración de accidentes y establecer vías seguras para otros usuarios, como los ciclistas, que estén separadas. Los más ambiciosos proponen que se realice un cambio de sección de las calzadas, siempre que se pueda, para hacer dos carriles más uno, que se alternan cada determinados kilómetros, con una barrera central mediana que garantice que no haya accidentes frontales.

Mientras todas estas soluciones llegan, como conductores sólo nos queda hacernos responsables de nuestra parte y en estas vías circular con mayor precaución.

Queremos evitar las víctimas mortales en las carreteras secundarias. Para ello necesitamos tu ayuda.

Entre todos podemos conseguir el Objetivo Cero.