Creando oportunidades

Voluntarios apoyan a jóvenes de Massachusetts en la búsqueda de su primer empleo

Voluntarios apoyan a jóvenes de Massachusetts en la búsqueda de su primer empleo Voluntarios apoyan a jóvenes de Massachusetts en la búsqueda de su primer empleo

Para muchas personas que proceden de hogares sin recursos, acceder a la universidad es un imposible. La organización Bottom Line rompe las barreras económicas y sociales y proporciona a muchos jóvenes los medios y el acompañamiento para que puedan realizar estudios superiores.

Pero su labor no acaba cuando finalizan los estudios; a través de voluntarios se ofrece a los jóvenes un servicio de asesoramiento para la búsqueda efectiva de empleo, ayudándoles a preparar el currículum, enseñándoles a transmitir su valía y a sentirse seguros en las entrevistas.

Gracias a este programa muchos jóvenes tienen hoy la oportunidad de cambiar sus vidas.

Melissa A. Widing Melissa A. Widing

Consejos para seguir adelante

El 5 de mayo de 2020 recibí una solicitud de conexión de Geraldine Galvis, estudiante que participa en el proyecto de ayuda a estudiantes Bottom Line, graduada en la Universidad de Suffolk en 2020 y que aparecía destacada en el vídeo de la ceremonia de graduación de Bottom Line. Geraldine no estaba segura de hacia dónde debía dirigir su futuro dada la pandemia y buscaba consejo profesional sobre sus mejores opciones para seguir adelante.

A los pocos días de esa primera toma de contacto, estuve hablando con Geraldine durante una hora sobre cuáles podrían ser sus planes para el futuro. Entonces me pidió que revisara su currículum vitae y su carta de presentación y, además, que le proporcionara cualquier comentario que quisiera compartir con ella. Revisé su ya impresionante currículum y le indiqué algunas sugerencias sobre cómo hacer que su carta de presentación destacara de entre todas las que una potencial empresa podría recibir. Geraldine comenzó inmediatamente a utilizar su carta de presentación actualizada y pronto consiguió no solo una entrevista, sino una segunda entrevista con un gran bufete de abogados en Boston. Apoyé a Geraldine en todo momento, la animé y le pedí que me contara cómo le había ido su segunda entrevista. Quedé entusiasmada cuando me contestó y me dijo que le habían ofrecido el trabajo y que el día anterior había empezado en su nuevo puesto. Geraldine me dijo: “Gracias por tus buenos deseos, ¡ha funcionado! Creo de verdad que tu plantilla de carta de recomendación y tus comentarios fueron lo que me llevaron a conseguir el puesto. Justo después de nuestra charla, edité mi carta de presentación y esta empresa fue la primera a la que la mandé. ¡Debo darte un millón de gracias! Realmente aprecio muchísimo tu ayuda”. Le agradecí a Geraldine sus amables palabras, pero le recordé enfáticamente que, aunque yo le había dado algunas sugerencias, ese puesto se lo había ganado gracias a su duro trabajo.

Estoy muy orgullosa de Geraldine e increíblemente feliz por ella. Me ha prometido que nos mantendremos en contacto. Sé que este es solo el primero de muchos días maravillosos para Geraldine, y ha sido para mí un honor haberle aportado mi pequeño granito de arena. ¡Gracias, MAPFRE, por brindar a vuestros empleados esta fantástica oportunidad de colaborar en el voluntariado virtual!

Melissa A. Widing