Schlafendes Mädchen / Joven dormida © COLECCIONES Fundación MAPFRE

Egon Schiele
Schlafendes Mädchen / Joven dormida, 1909
© COLECCIONES Fundación MAPFRE

X
Schlafendes Mädchen / Joven dormida © COLECCIONES Fundación MAPFRE

Egon Schiele
Schlafendes Mädchen / Joven dormida, 1909
© COLECCIONES Fundación MAPFRE

Schlafendes Mädchen / Joven dormida

1909

Egon Schiele

Nacimiento: Tulln, Austria, 1890
Fallecimiento: Viena, 1918

Técnica

Acuarela, pastel y grafito sobre papel

Medidas

Medida mancha: 22,4 x 22,2 cm (8 13/16 x 8 3/4 in.)

Inventario

FM000325

Descripción

La línea de los dibujos de Schiele a menudo parece frágil y quebradiza; en ocasiones, forzada. Sin embargo, delimita siempre, con una fuerza que el artista acentúa o debilita según sea necesario, los contornos de un motivo que no solo reproducen una imagen, sino que parecen querer mostrar su alma. No sabemos si también es la del artista, aunque es probable que algo de eso haya.

En 1909, fecha de este dibujo, Schiele abandonaba la Academia de Viena a la que había acce¬dido pocos años antes, para formar, junto con otros artistas y amigos, el Neukunstgruppe (grupo del nuevo arte). En su manifiesto, Schiele proponía que el artista debía crear a partir de sí y para sí mismo, sin mediadores, recordando la formulación que sobre el genio reflejaba Kant en su Crítica del Juicio (1790). El término «genio“ nace en el contexto de una época nueva, aquella en la que el hombre moderno adquiere conciencia de su escisión respecto a la naturaleza, una escisión irrepa¬rable donde ya el absoluto, y también Dios, resultaban inalcanzables.

En muchas de las obras del austriaco puede verse reflejado este sentimiento de escisión, del yo disgregado que trata de recomponer sus partes: aquellas en las que se autorretrata —Desnudo masculino sentado (1910; colección particular) o El profeta / Autorretrato doble (1911; Staatsgalerie Stuttgart)—, así como aquellas otras más simbólicas y visionarias —Dos muchachas echadas y entre¬lazadas (1915; Graphische Sammlung Albertina, Viena).

Los principales instrumentos artísticos de Schiele son siempre el dibujo y la línea, que cuentan con una profunda carga espiritual y psicológica. Una línea de marcada delicadeza a la que se une poco a poco, en dibujos posteriores, un acentuado erotismo.

A partir de 1909-1910, el artista se desprende definitivamente de su maestro, Gustav Klimt. Abandona el decorado en sus pinturas y dibujos, y ubica a sus figuras en espacios en blanco. Esta falta de anécdota, que conlleva una falta de teatralidad, hace que sus imágenes, las figuras femeninas, se nos presenten de un modo muy tangible; que muestren su psicología e inciten a la reflexión, tal y como sucede con el dibujo que comentamos. A pesar de que, en este caso, la joven se presente dormida, en una ensoñación que nos recuerda el cuadro que el propio Schiele le dedicó a su hermana Gerty en la misma fecha (Museum of Modern Art, Nueva York), ambas jóvenes —la del cuadro quizá más adulta, más joven la del dibujo— nos invitan al abandono, a que nos identifiquemos con su ternura, en un gesto cálido y al mismo tiempo melancólico. Ésta es una de las diferencias que alejan las figuras de Klimt de las de Schiele. En el maestro, las mujeres, el erotismo, se representa de modo majestuoso; mujeres fuertes en un mundo en decadencia, que nos desafían, nos interpelan casi como si de iconos bizantinos se trataran. Las muchachas y las mujeres —incluso adultas— de Schiele son siempre más expresivas, más cercanas; sentimiento que viene acentuado por el modo de componer del artista. A partir de estas fechas parece que Schiele quisiera observar el cuerpo de la mujer desde todos los puntos de vista posibles: el rostro y a la vez los brazos; la parte frontal del torso y las piernas; también la espalda, la curva que une las nalgas con los muslos. De este modo, como en Schlafendes Mädchen, casi nunca podemos ver a la modelo de cuerpo entero. Incluso si esta joven estuviera durmiendo, tal y como indica su título, la torsión de su cuello haría difícil esta actividad durante un tiempo prolongado.

En los primeros diez años del siglo xx se produce un profundo cambio en la condición social de la mujer y, por lo tanto, en lo que a su representación se refiere. Los dibujos de Klimt, Kokoschka, Munch o Schiele, si bien de modos distintos, dan buena muestra de ello. Ya no recurren a una mujer ideal o simbólica, tampoco a la que se disfrazaba de leyenda o literatura en la cultura decimonónica. Ahora la mirada se pretende desnuda, y desnuda queda la mirada del espectador ante una mujer que se ofrece real.

[Leyre Bozal]

Inscripciones / Leyenda

Firmado y fechado ángulo inferior derecho

Bibliografía

COMINI, Alessandra. Egon Schiele’s Portraits. Berkeley: University of California, 1974.
DUFOUR, Philippe. Egon Schiele: Œuvres sur papier. Monaco: Éditions Sauret, 1993.
Kallir, Jane. The complete works. Nueva York: Harry N. Abrams, 1990.
Egon Schiele: drawings and watercolors. Nueva York/Londres: Thames & Hudson, 2003.
Egon Schiele. Life and work. Nueva York: Harry N. Abrams, 2003.
KALLIR, Otto. Egon Schiele: The graphic work. Nueva York/Viena: Crown Publishers and Paul Zsolnay Verlag, 1970.
LEOPOLD, Rudolf. Egon Schiele: paintings, watercolours, drawings. Londres: Phaidon Press, 1973.
MESSER, Thomas M. Egon Schiele, 1890-1918. Munich: Haus der Kunst, 1975.
NATTER, Tobias Günter, y HOLLEIN, Max. The naked truth: Klimt, Schiele, Kokoschka and other scandals. Munich: Prestel, 2005.
SÁENZ, Miguel. Egon Schiele: en cuerpo y alma. Madrid: Fundación Juan March, Editorial Arte y Ciencia, 2005.
SCHRÖDER, Klaus Albrecht. Egon Schiele. Viena/Nueva York: Albertina, Prestel, 2005.

Fecha de ingreso

2010

Procedencia

Aga Gallus Praga, donación del artista, Colección M. et Vicent Ray, Gran Bretaña, Colección particular, David Lévy&Associés, París

Fechas relacionadas: 1890-1900