X

Mallo, Maruja

Nacimiento: Vivero, Lugo, 1902

Fallecimiento: Madrid, 1995

Descripción:

Gracias a una beca de la Diputación de Lugo, a comienzos de los años veinte se traslada a Madrid para estudiar en la Academia Bellas Artes de San Fernando. Allí conoce a Dalí y, a través de él, a García Lorca y otros poetas del entorno de la Residencia de Estudiantes. En 1928 realiza, en los salones de la Revista de Occidente, su primera exposición, alabada por Manuel Abril. En 1930 participa San Sebastián en la Exposición de arquitectura y pintura modernas con una obra que, considerada por la crítica del momento adscrita a la “nueva objetividad”, recreaba motivos urbanos y cinematográficos.

De la fascinación que ejerció su obra en la “nueva literatura” dan testimonio las referencias en la prensa y las revistas especializadas de la época, donde escribieron sobre ella autores como Giménez CaballeroJarnés o Juan Ramón Jiménez. También Rafael Alberti, con quien mantuvo una relación sentimental y creativa, y que en 1929 publicaría “La primera ascensión de Maruja Mallo al subsuelo” en La Gaceta Literaria.

En 1932 viaja a París con una beca de la Junta para Ampliación de Estudios. Conoce entonces aBreton y entra en contacto con el grupo surrealista. Expone ese mismo año, en la Galerie Pierre, su serie Cloacas y campanarios, considerada surrealista. Su contacto con Torres García al año siguiente determinará su interés por la geometría, elemento clave en su obra. Entre 1934 y 1935 imparte clases en la Escuela de Cerámica de Madrid. Frecuenta a Miguel Hernández, interesándose por los temas sociales. Retoma su pasión por la naturaleza, plasmada en series como Arquitecturas minerales y Arquitecturas vegetales, próximas a algunos presupuestos de la Escuela de Vallecas. Traba amistad con Alberto Sánchez y Benjamín Palencia.

Celebra en 1936, en Madrid, su última individual antes del exilio, y participa en la Exposición Logicofobista de Barcelona, ambas organizadas por ADLAN. Se establece en Buenos Aires desde 1937 hasta 1961 –con breves estancias en Chile y Uruguay–. Mantiene contacto con la vanguardia transatlántica, especialmente con la revista Sur. En 1938 completa las series Mensaje del marArquitectura humana y La red, trilogía que resume su pasión por la geometría y el uso del espacio neutro. Se publica en Buenos Aires la monografía que le dedica Ramón Gómez de la Serna (1942).

Su primera reaparición en España fue a través del libro de dibujos Arquitecturas (1948), pero su regreso definitivo a Madrid no será hasta 1965. Entonces es incluida en las muestras de revisión de la vanguardia de la Galería Multitud y se convierte en referente para los intelectuales de la ciudad. Las galerías Ruiz Castillo y Guillermo de Osma de Madrid organizan sendas antológicas. Recibe la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1982. Dos años antes de su muerte, el Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago de Compostela celebra una retrospectiva de su obra.

Isabel Menéndez