Aprender a vivir de la tierra en Argentina

La formación Con los pies en la tierra ofrece a sus alumnos la oportunidad de escapar de la pobreza

La formación Con los pies en la tierra ofrece a sus alumnos la oportunidad de escapar de la pobreza La formación Con los pies en la tierra ofrece a sus alumnos la oportunidad de escapar de la pobreza

En un país como Argentina, con casi 149 millones de hectáreas de superficie agrícola, según los datos de la FAO la inseguridad alimentaria pasó de 8.300 millones en el período 2014-2016 a 14.200 millones entre los años 2016 y 2018. Se trata de un incremento de 71% y uno de los saltos más importantes registrados a nivel mundial. Este dato es una paradoja si se tiene en cuenta que Argentina produce alimentos para 400 millones de habitantes y que en el año 2019 está teniendo un récord de producción en el campo.

Ajenos a las causas que provocan esta quiebra en el reparto de los alimentos, desde el centro comunitario Jesús y María de Tres Isletas ofrecen formación para que los jóvenes y hombres y mujeres de su comunidad no se vean abocados a engrosar las elevadas cifras de hambre que se dan en el país. Y una de sus apuestas seguras es la agricultura.

En un lugar cuyo nombre, finca La Esperanza, genera ilusiones, el profesor, Osvaldo "Taty" Martínez forma a los alumnos del curso de Operario Hortícola del Centro de Formación Profesional para que adquieran la capacitación de operario hortícola.

La finca La Esperanza es un pequeño establecimiento agropecuario en el que se encuentran grandes invernaderos en los que se cultivan verduras y hortalizas destinadas a la venta y al comedor del Centro Comunitario. Además, cuenta con su propio sistema de riego.

Estas instalaciones pertenecen al centro educativo Jesús y María que trabaja para ofrecer cuidado y educación a los habitantes del barrio de Alianza de Tres Isletas. Desde el año 2001 el centro cuenta con el apoyo de Fundación MAPFRE para llegar más lejos en su objetivo de mejorar la calidad del vida de las personas que viven en esta comunidad.

El proyecto educativo Con los pies en la tierra ofrece a los alumnos la formación técnica para que puedan acceder a un empleo. O simplemente para que puedan comer. En un país en el que la tierra es generosa, cualquiera de las dos opciones es una oportunidad para escapar del hambre.