El circo como herramienta de desarrollo

Se realiza la última sesión del proyecto Circo, impartido en la escuela Jatobazinho, en Brasil

Se realiza la última sesión del proyecto Circo, impartido en la escuela Jatobazinho, en Brasil Se realiza la última sesión del proyecto Circo, impartido en la escuela Jatobazinho, en Brasil

En una zona apartada en los márgenes del río Paraguay, donde hay comunidades que quedan aisladas durante meses por la crecida de las aguas del río, se encuentra la escuela Jatobazinho.

En esta escuela utilizan todas las herramientas educativas a su alcance para conseguir el desarrollo educativo, social y emocional de los menores que viven aquí en régimen de internado. Y una de esas herramientas es el circo, una disciplina que promueve la educación en valores a través de la capacitación artística. Los alumnos aprenden a superar retos y a afrontar los nuevos límites que aparecen a cada paso que dan. Además, la práctica de actividades circenses genera una convivencia positiva y ayuda a la consolidación de las relaciones interpersonales.

El proyecto Circo se ha desarrollado a lo largo de 2019 en este centro educativo. Durante el curso escolar, los alumnos han aprendido malabarismo, contorsionismo, expresión corporal y el control del propio cuerpo. Pero además se ha trabajado en fomentar la cooperación y aumentar la autoestima, la tolerancia y el respeto hacia los demás y promover el desarrollo de la creatividad, la autosuperación y la tenacidad.

En la escuela Jatobazinho, gestionada por la organización Acaia Pantanal, 60 menores provenientes de comunidades en las que la mayoría de la población es analfabeta van a conseguir formarse para la vida. Desde Fundación MAPFRE apoyamos este proyecto que ofrece a menores aislados por las aguas una conexión con el mundo y una oportunidad de formarse para el futuro.