X

Ferrant, Ángel

Nacimiento: Madrid, 1890

Fallecimiento: Madrid, 1961

Descripción:

Hijo del pintor Alejandro Ferrant, inicia su formación en su ciudad natal, primero en la Escuela de Artes y Oficios, y después en la Academia de San Fernando. En 1910 obtiene la segunda medalla de la Exposición Nacional. Viaja a París en 1913 y queda impresionado por el futurismo –mantendría después correspondencia con Marinetti–. También viaja a Bélgica, Alemania e Italia. Profesor en la Escuela de Artes y Oficios de La Coruña de 1918 a 1920, colabora con la revista Vida y en 1923 publica en Alfar la serie de artículos teóricos “La escultura y su área”.

Continúa como profesor en la Escuela de Bellas Artes de la Llotja de Barcelona, donde reside entre 1920 y 1934, y se une al grupo Els Evolucionistes. En 1925 participa en la Exposición de Artistas Ibéricos de Madrid y celebra, en la Asociación de Artistas Vascos de Bilbao, una muestra conjunta con Gabriel García Maroto. En 1926 gana el Concurso Nacional de Escultura. Al año siguiente, gracias a una beca de la Junta para Ampliación de Estudios, viaja a Viena. De esta época son sus espléndidos bajorrelieves taurinos o su Cabeza de mujer (1927), que manifiestan la renovada figuración que acometió en su escultura.

Al inicio de la década siguiente, su obra evoluciona hacia un lenguaje en el que confluyen surrealismo y geometría, próximo al espíritu de Abstraction-Création. En 1931 celebra con Francesc Domingo una muestra en la Galería Syra de Barcelona. En 1933, con el patrocinio de ADLAN, de la que es miembro, muestra en la Galería Syra sus relieves –que en muchas ocasiones incorporan objetos encontrados–, uno de los cuales figura en el stand de GATCPAC en la Feria de Muestras de Barcelona de ese año. La monografía Mis objetos (1934), con textos propios y de Gasch, refleja esta etapa.

En 1934 se instala en Madrid. Además de colaborar con La Barraca, es, junto a Guillermo de Torre, el principal animador de ADLAN. En 1936 participa en la Exposition Surréaliste d’Objets de la Galerie Charles Ratton de París, en la Exposició Logicofobista de Barcelona y en la Exposición de Arte Contemporáneo organizada por ADLAN-Tenerife.

Pasa la Guerra Civil en Madrid y Valencia, manteniéndose fiel a la República. Al término del conflicto, su papel es clave de cara a las nuevas generaciones, constituyendo una referencia fundamental para los primeros abstractos –participó en la Escuela de Altamira– y para los integrantes de Dau al Set y de El Paso. De los cuarenta son sus pequeñas esculturas de madera y piedras, y sus móviles. En la Bienal de Venecia de 1960 muestra sus piezas de hierro. De acuerdo a las instrucciones que dejó, a su muerte fue destruida gran parte de su obra.

Isabel Menéndez