X

Lagar, Celso

Nacimiento: Ciudad Rodrigo, Salamanca, 1891

Fallecimiento: Sevilla, 1966

Descripción:

Recibe su primera formación en el taller de su padre, ebanista especializado en encargos religiosos. En 1907 se traslada a Madrid para estudiar con el escultor Miguel Blay, y a partir de 1910 continúa sus estudios en la Escuela de la Llotja de Barcelona. Al año siguiente se instala en París gracias a una beca, e inicialmente sigue centrado en la escultura. Entra en contacto con Modigliani y los pintores cubistas, entre ellos Metzinger, y conoce a la que será su mujer, la escultora francesa Hortense Begué.

Celebra su primera muestra individual en 1913, en la Galerie Ashnur. Entre 1914 y 1916 cambia varias veces de residencia: primero en un pueblo del Pirineo francés, después en Gerona, y finalmente en Blanes. Las Galeries Dalmau acogen en 1915 su primera muestra en Barcelona, que realiza junto a Hortense Begué y que recibe la alabanza de D’Ors en su reseña en España. En esta década se suceden las exposiciones tanto en la capital catalana –donde, también junto a su mujer, expone en las Galeries Laietanes en 1916 y 1918– como en otras ciudades –Gerona, Madrid, Bilbao, Orense–. Traba amistad con Junoy y Barradas. Para referirse a su obra de esta época, que manifiesta influencias del cubismo y el futurismo, el propio artista acuña el término “planismo”, que, aunque tuvo una definición teórica vaga por parte de Lagar, encontró cierta fortuna entre la crítica de la época.

En 1915 publica en Cultura el artículo “El renacimiento del arte después del cubismo”. Sus colaboraciones gráficas aparecieron en Un enemic del Poble, Revista Nova y Troços. De nuevo en París, muestra su obra con asiduidad; entre otras, celebra exposiciones en la Galerie Berthe Weil en 1919 y 1922, y en la Galerie Percier en 1924. La Galerie Druet acompaña su exposición de 1935 con un catálogo cuyo texto escribe D’Ors y es traducido por Cendrars.

Los motivos circenses, frecuentes en su obra de los años veinte, presentan un tratamiento que deja apreciar la influencia de Picasso. A esta temática se unen los paisajes de Normandía y las evocaciones de la vida y el arte españoles, y, ya en la década siguiente, el mundo taurino. En 1936 participa en París en la exposición de la Sociedad de Artistas Ibéricos. Durante la Guerra Civil apoya la causa republicana. Al acabar la Segunda Guerra Mundial, retoma su actividad expositiva en París y otras ciudades francesas. Cuando, en 1956, fallece su esposa, el artista abandona la pintura. Pasará un largo período recluido en el hospital de Sainte-Anne antes de trasladarse en 1964 a Sevilla, donde muere dos años más tarde.

Isabel Menéndez